Archivo mensual: septiembre 2012

Fisiología del embarazo y del parto.

En la Facultad de Medicina existe una materia sumamente importante: Fisiología Humana.

Es la ciencia que estudia como funcionan los procesos normales en el cuerpo. Por ejemplo; Fisiología de la digestión, de la función urinaria, del sistema nervioso central, del sistema musculo-esquelético, etc. Son procesos normales que funcionan de manera independiente con nuestra voluntad. Se repiten con las variaciones individuales de manera casi idéntica en cada ser humano.

Tomemos por ejemplo el proceso de la digestión; Se inicia con el apetito y culmina con la defecación. Durante todo ese largo proceso se digiere el bolo alimenticio, se trata con enzimas y otras substancias para iniciar y cumplir adecuadamente la absorción dicho bolo y finalmente eliminar los productos de desecho. Dicho evento transcurre durante varias horas.

El embarazo, el parto,el alumbramiento, la lactancia transcurren de la misma manera, es decir de manera fisiológica con variaciones en cada persona, pero al mismo tiempo y de manera repetitiva transcurren sus diferentes etapas. Todo aquello de manera independiente de nuestra voluntad.

Los procesos fisiológicos son exitósos per se, en la inmensa mayoría de los seres humanos. Sólo un pequeño porcentaje, que en el caso del embarazo y del parto es del 10%, existen patologías que ameritan un cuidado especial. En el resto de la población embarazada, es decir en en 90%, el embarazo y el parto, así como el alumbramiento y la lactancia, transcurren normalmente y de manera exitósa.

Si una persona tiene por ejemplo un bocio tiroídeo en su cuello, la alimentación puede ser peligrosa si no se toman las precauciones adecuadas, por cuanto dicho crecimiento anormal de la glándula tiroidea puede obstruir parcialmente el esófago y dificultar la alimentación.

En el embarazo; Los Trastornos Hipertensivos, la Diabetes, las enfermedades cardíacas, la Restricción del Crecimiento Intrauterino, y otras patologías de la madre y del feto, pueden poner en riesgo sus vidas y requieren de una vigilancia especial durante su embarazo, el parto y el puerperio. Ese grupo, repito, representa sólo el 10% de todos los embarazos.

Así como respetamos cuando alquien está comiendo o cuando va al baño, es importantísimo respetar a la mujer que está pariendo. Si acompañamos a la futura madre con amor, respeto, alegría, permitiéndole el espacio necesario para que se conecte con su cuerpo y por así decirlo, viva su parto, el evento culmina exitósamente en la inmensa mayoría de los casos con la mínima intervención de las personas que la acompañan durante esas horas.

Son miles los ejemplos que podría aportar para ilustrar lo que planteo. Tal vez lo mejor es mostrarles una vez mas a Kathaleen. Era su segundo parto y en la etapa de transición del mismo, le parecía a ella que no podría, que no lo lograría. Bastó una pequeña observación de nuestra parte en el sentido que visualizara lo que estaba ocurriendo, donde estaba en ese momento la cabecita de su hija y aprovechando la relajación que produce el agua tibia de la piscina de parto, Kathaleen se concentró en ella misma, en un ambiente con poca luz, silencio absoluto y sin decir una sola palabra tuvo uno de los partos mas hermosos que he visto.

De eso se trata. Respetar la Fisiología de parto y permitir que fluya libremente.

Dr. Rodrigo Aybar

Imágenes

Imágenes






Se avanza

En otros países como la Argentina, se está recogiendo el clamor de las madres y futuras madres a un embarazo y nacimiento dignos.

25 de noviembre Dia Internacional de la Eliminación de la Violencia contra la Mujer.

Test de Violencia Obstétrica
(Marco Legal:Ley Nacional Nro 26485, Ley nacional No 255929)

1. El personal de salud hacía comentarios irónicos, descalificadores o en tono de chiste acerca de tu comportamiento?
2. ¿Te trataron con sobrenombres (gorda) o diminutivos (gordita-mamita-hijita) como si fueras una niña incapaz de comprender los procesos por los cuales estás atravesando?
3. ¿Fuiste criticada por llorar o gritar de dolor, emoción, alegría, durante el trabajo de parto y/o el parto?
4. ¿Te fue difícil o imposible preguntar o manifestar tus miedos o inquietudes porque no te respondían o lo hacían de mala manera?
5. ¿Se realizaron alguno o varios de los siguientes procedimientos médicos sin pedirte consentimiento o explicarte por qué eran necesarios?
Rasurado de genitales — enema — indicación de permanecer acostada todo el tiempo — rotura artificial de bolsa — administración de medicación o goteo para “apurar” el parto — tactos vaginales reiterados y realizados por diferentes personas — compresión del abdomen en el momento de los pujos — episiotomía — cesárea — raspaje del útero sin anestesia.
6. En el momento del parto, ¿te obligaron a permanecer acostada boca arriba aunque manifestaras tu incomodidad en esa posición?
7. ¿Fuiste obligada a quedarte en cama impidiéndote caminar o buscar posiciones según tus necesidades?
8. ¿Se te impidió estar acompañada por alguien de tu confianza?
9. ¿Se te impidió el contacto inmediato con tu hija/o recién nacido antes de que se lo llevara el neonatólogo para control? (acariciarlo, tenerlo en brazos, verle el sexo, hablarle, darle el pecho, etc.)
10. Después del parto, ¿Sentiste que no habías estado a la altura de lo que se esperaba (que no habías “colaborado”)?
11. Podrías decir que la experiencia de la atención en el parto ¿ te hizo sentir vulnerable, culpable o insegura?

Dra. Graciela A. de Aybar
Dr. Rodrigo Aybar

Melody

Hace unos días Melody, nuestra querida Melody, dió a luz a su hermosa hija. Llegó casi con dilatación completa al Hospital Punta Pacífica. Era su primer parto. Estaba tan tranquila, que el personal que la recibió no lo podía creer. Graciela y su esposo se las arreglaron para darle cariño, seguridad y mucho amor permitiéndole a Melody culminar su tarea, sin “venoclísis”, sin apuros, serenamente con mucha alegría y sin lastimarse siquiera. La niña inmediatamente a su pecho y todo resultó de maravilla.

¡ Que difícil es para nosotros en los hospitales de Panamá lograr dicho objetivo !. Son las madres, nuestras mujeres y sus  familias, las que están exigiendo cada vez mas sus derechos, tendientes a evitar intervenciones innecesarias y peligrosas.

Como ocurre habitualmente en todos los hospitales privados de Panamá, sin excepción de ninguno, se llevan al recién nacido a otra unidad del hospital, en otro piso, en “incubadora de transporte” para “evitar riesgos” y por “seguridad”, para que mas tarde, cuando la mamá esté “mas recuparada” le lleven a su hijo a la habitación !. Esta vez el Dr. Carlos Vega, pediatra excepcional, permitió que la hija de Melody permaneciera junto a ella todo el tiempo. Que logro tan extraordinario !.

Creemos que a pesar de lo lento y difícil, estamos avanzando. Nuestras madres y futuras madres, lo están logrando !. Están por fin exigiendo sus derechos y ello nos llena de emoción y alegría.

FELICITACIONES Y GRACIAS  MELODY !!!!.

Dra. Graciela Anhel de Aybar

Dr. Rodrigo Aybar