Archivo mensual: octubre 2012

Un parto relajante, seguro e inolvidable

Recientemente el periódico El Panamá América de circulación nacional, publicó esta entrevista a Sara Zomer, Doula, que ha estado junto a nosotros en múltiples partos en agua y en casa.

La publicación apareció en la edición del 3 de septiembre de este año, y la reproducimos íntegramente por el interés que ha despertado en nuestro país.

Kenibeth Ríos P. (kenibeth.rios@epasa.com) / PANAMA AMERICA

Desde que se entra en el sexto mes del embarazo, tanto la madre como el padre inician los trámites de los costos para cuando llegue el día del alumbramiento.

Tomando en cuenta si el parto es cesárea o normal, así mismo se conocen los paquetes de las clínicas privadas. Sin embargo, al igual que en muchos países, en Panamá ya se aplica la técnica del parto acuático, que según los doctores Graciela de Aybar y Rodrigo Aybar, es un 50% más económica.

Durante siglos muchas culturas han practicado los partos en ríos, lagos y en el mar. En los 70 se empezó a popularizar el parto en piscina como lo conocemos hoy. En los 80 un grupo de mujeres empezaron a tener a sus bebés en el mar.

Sara Zomer, asistente de parto, agrega que los beneficios de este parto son muchos. Para comenzar, la ionización negativa natural del agua ayuda a crear un ambiente de relajación. El agua tibia relaja y minimiza las sensaciones incómodas en el cuerpo, ayuda a la mujer a contrarrestar la gravedad y sentirse más liviana, y a la vez ayuda a suavizar la piel.

Por otro lado, los bebés tienen una transición a la vida extrauterina más gentil, ya que pasan de un ambiente húmedo a otro ambiente húmedo antes de tomar su primera respiración. Además, cuando una madre está relajada y el ambiente se mantiene acogedor, el bebé nace más tranquilo.

En Panamá, los doctores Aybar, desde el 2008 ofrecen esta posibilidad, pero en casa.

En general, los partos en casa y en agua deben practicarse con embarazos de bajo riesgo, con una mujer y un bebé sanos, a término, con posicionamiento correcto del bebé y con mujeres que han recibido un control prenatal cuidadoso y no presentan ningún riesgo de salud.

Sara junto a Brianna y Graciela en uno de los días mas hermosos de sus viidas.

El cordón umbilical II

¿ Qué ocurre cuando se produce el nacimiento con circular de cordón alrederor del cuello ?. ¿ Cómo se las arregla el bebé para salir airadamente del desafío ?.

Recordemos que entre el 30-40 % de los partos se producen con algún tipo de compresión de cordón con la circular del mismo alrededor del cuello. Puede ser una circular o una “vuelta”, como pueden ser dos o tres vueltas. Pueden estar flojas o ajustadas. Quienes acompañamos a la madre en el parto vemos la circular en el momento del nacimiento o aparición de la cabeza de la niña(o). Nos damos cuenta fácilmente cuántas son y si están ajustadas o no.

Normalmente si es una sola vuelta y no está ajustada el nacimiento de los hombros continua y el cordón se desliza por su cuerpo suavemente, en “bandolera”. Si es mas de una vuelta o la única está apretada, le pedimos a la madre que respire con la boca abierta,que jadée, para darnos tiempo de cortar el cordón, desenrrollarlo y permitir entonces la salida de los hombros y del resto del cuerpo. Con un par de instrucciones fáciles la madre comprende fácilmente lo que hay que hacer y siempre lo hacen muy bien.

Al momento de asomar su cabeza por primera vez, si el niño entra en contacto con el aire circulante, inmediatamente inicia las primeras respiraciones. No son profundas ya que el tórax aun está en el canal de parto, pero se producen inmediatamente por una respuesta refleja. Si la circular de cordón estaba ajustada se le agrega una dificultad extra y frecuentemente palidece un poco y pierde algo de tono corporal. Las oportunas maniobras que realizamos de secado y en ocasiones aportar algo de oxígeno con mascarilla, se encargan de ayudarlo a superar la dificultad rápidamente.

Cuando se produce el parto en el agua la situación es diferente. Si es mas de una vuelta del cordón alrededor del cuello, lo cortamos y sacamos al bebé del agua para secarlo y ayudarlo. Si era sólo una circular deslizamos el cordón a través de su cuerpo. Nace completamente su cuerpo y observamos al recién nacido bajo el agua sin ponerlo aun en contacto directo con el aire. De esa manera se evita que haga ese esfuerzo por algunos segundos mas dando tiempo a que el cordón ya descomprimido, flojo, permita al niño recibir todo el oxígeno que la madre le envía a través de él.

Recordemos que inmediatamente después de la compresión de cordón, cuando ya termina, se produce la taquicardia compensadora que permite al aumentar la frecuencia cardíaca, reponer el oxígeno que la niña(o) necesita. Los vemos como se animan bajo el agua, mejoran su tono muscular, su color y movimientos y entonces los sacamos del agua para dárselo a la madre.

El cordón permanece intacto hasta que paulatimanente van disminuyendo sus pulsaciones y haciéndose casi imperceptibles mientras la respiración del bebé reemplaza completamente su función y entonces y sólo entonces lo cortamos. Ese proceso dura generalmente un par de minutos.

Habitualmente durante el control embarazo conversamos con la futura madre acerca de estas y otras situaciones propias de cualquier parto. Analizamos cada aspecto en detalle y ello facilita resolver fácilmente este tipo de “sorpresas” que tiene cualquier nacimiento.

Es maravilloso comprobar cada día como la madre lo hace todo con tanta naturalidad y eficiencia.

Dr. Rodrigo Aybar
Dra. Graciela A. de Aybar

El cordón umbilical I

Una pregunta muy frecuente de la mujer durante su embarazo es: ¿ Puede mi bebé enredarse con el cordón umbilical ?, ¿ Que sucede si lo tiene enrollado alrededor del cuello ?, ¿ Cómo puedo saber si durante el parto no se va a apretar aun más y va a asfixiar a mi bebé ?.

El cordón umbilical es una estructura fundamental en los mamíferos. Es a través de él que el feto recibe los nutrientes expresados por la molécula de glucosa, el aire que respira su madre, expresado por la molécula de oxígeno y un sin número de componentes indispensables para su vida intrauterina. A través de él atraviesan desde el feto a la madre, los productos de desecho fundamentales de la respiración y el metabolismo fetal.

El cordón varía en longitud y diámetro siendo a veces bastante largo o muy corto, como grueso o muy delgado. Es elástico y bastante resistente. Los bebés juegan durante su vida intrauterina con el cordón umbilical. Me atrevo a decir que es el primer juguete del bebé !. Eso se aprecia muy bien en las ecografías, cuando los vemos apretándolo y soltándolo frecuentemente.

Cuando el cordón se aprieta o se comprime, el feto recibe menos sangre. Inmediatamente siente una sensación de asfixia porque recibe mucho menos oxígeno. Es como si alguien le tapa la boca y la nariz a un niño súbitamente. ¿ Que hace el feto entonces ? : Lo suelta inmediatamente para salirse del apremio y recibir nuevamente el aire que le envia su madre, expresado en el oxígeno que atraviesa por el cordón umbilical. A veces los fetos aprietan el cordón con alguna extremidad o con su cuerpo. ¿ Que hacen entonces ?: se mueven y cambian de posición. Es frecuente el relato de la futura madre en relación a “movimientos bruscos” de su hija(o) durante la noche que a veces la despiertan. Es mas de lo mismo: el bebé despertando a la madre para que esta cambie de posición y él salga del aprieto.

Dicho de otra manera: La compresión del cordón umbilical durante la vida fetal es un magnífico ejercicio respiratorio que adiestra al futuro niño a enfrentar situaciones críticas cuando exista la falta de aire. Esta habilidad acompaña al ser humano durante toda su vida. Su compresión intrauterina ocurre tantas veces, como las ocasiones en las cuales el feto se chupa el dedo. Ocurre muy frecuentemente y durante todo el embarazo.

¿ Cómo podemos saber durante el parto si existe una peligrosa compresión de cordón ?

En realidad no es ni difícil ni complicado. Es escuchando, auscultando el corazón fetal frecuentemente durante trabajo de parto.

Cuando el cordón se comprime, se produce una disminución de la Frecuencia Cardíaca Fetal. Es decir, si el corazón fetal latía por ejemplo a 130-140 latidos por minuto se produce un descenso o caida de la Frecuencia Cardiaca Fetal a 70-80 latidos por minuto. Esa caída es súbita y breve. Desaparece rápidamente.

¿ Que ocurre después de la caída o descenso de la FCF ?

Inmediatamente después de la compresión del cordón, es decir luego del descenso de la FCF ocurre una Taquicardia Compensadora. Para aclararlo aun mas: durante los minutos posteriores a la caída, el corazón fetal se acelera llevando su frecuencia a 170-180 latidos por minuto. Luego regresa a su nivel habitual de 130-140 latidos por minuto. De esta manera el feto recibe el oxígeno que dejó de recibir durante la compresión. Es lo que hace el niño, por ejemplo, luego de aguantar la respiración cuando se sumerge en una piscina: Cuando sale de allí respira profundamente varias veces.

Nosotros podemos escuchar la frecuencia cardíaca de diferentes formas:

Poniendo el oido en el abdomen de la madre, auscultado con un estetoscopio o un Pinard, o con un Doppler o un Monitor Fetal.

La auscultación no debe ser continua o permanentemente. Es excesivamente incómoda para la madre y no tiene ninguna ventaja. La auscultación o vigilancia de la Frecuencia Cardíaca Fetal es intermitente: se realiza con frecuencia durante el trabajo de parto por períodos breves tratando de incomodar lo menos posible a la madre.

Próximamente haremos una explicación en relación a los enormes beneficios que tiene el parto en agua cuando ocurre una compresión del cordón umbilical en el momento del nacimiento.

Para concluir por ahora debo sólo agregar que las circulares de cordón alrededor del cuello se presentan en el 30-40 % de todos los nacimientos en el mundo, de manera que es un evento habitual y normal de cualquier parto. El accidente verdadero de cordón, es decir un nudo verdadero y apretado del mismo o una verdadera o mortal compresión del cordón se produce en uno de cada 40.000 nacimientos !!. En otras palabras: Es sumamente rara. En Panamá nacen 50.000 niños por año lo que significa que el accidente verdadero del cordón ocurre una vez por año.

Dr. Rodrigo Aybar
Dra. Graciela A. de Aybar

Como enfrentar el miedo

El miedo, el temor, es una respuesta normal de los seres vivos. De todos, sin excepción de ninguno. Es un mecanismo normal y necesario para alertar al individuo del peligro y poder enfrentarlo exitósamente. Dicho de otra manera: sin miedo es imposible vivir.
Cualquier mujer embarazada siente temor. A veces mucho miedo. Son miles las dudas y temores que la abordan desde el momento mismo en que es conciente que ha iniciado un embarazo. Puede ser el primero o el quinto. Siente temor de todos modos.
Ella necesita saber que todo está bien. Que su hija(o), está sana(o). Que crece y se desarrolla bien. Que se ha ubicado adecuadamente. Que va a poder parir. Que no tendrá problemas con la placenta.Que no se va a lastimar demasiado. Que podrá dar pecho……

Quienes acompañamos a una embarazada durante todo su embarazo, el parto, el alumbramiento y la lactancia debemos hacer un esfuerzo enorme, titánico, para crear las condiciones de responder a todas las dudas y preguntas de la futura madre. Cada mujer es única e irrepetible. Tiene su propia historia. Los que la acompañamos tenemos que ser sumamente cuidadosos y respetuosos de cada detalle de su vida. Al momento del parto todo será importante.

A nosotros nos toca vivir el mundo de las embarazadas cada día. En nuestro país suele enfocarse la gestación como una impredecible y peligrosa enfermedad. Los médicos llenan los expedientes con innumerables exámenes de laboratorio, ecografías,monitoreos que se acumulan produciendo en las embarazadas mas miedo y temor.
Para que decir lo que ocurre cuando la futura madre inicia su trabajo de parto !. El panorama es tétrico: Le aplican enemas, la rasuran, le ponen una venoclísis, le inician Oxitocina endovenosa,le amarran un monitor fetal durante todo el parto en su abdomen, no le dan comida ni agua, no le permiten pararse ni ir al baño, la examinan en incontables ocasiones sin darles ninguna explicación, la obligan a pujar a veces durante horas, la separan de sus familiares, le realizan una episiotomía !!!. En realidad hay que ser una verdadera heroína para dar a luz en semejantes condiciones!.

Nosotros podemos decir con absoluta responsabilidad, que el arte de atender un embarazo y un parto es exactamente lo contrario. Todas las mujeres saben perfectamente como parir. Repetimos: todas. El arte consiste en respetarlas profundamente, darles amor y tranquilidad. Permitirles el tiempo y espacio necesarios para que realicen lo que hacen muy bien: Parir exitósamente.
Mientras menos intervenimos, mientras mas libre se sienta la mujer durante el trabajo de parto,mejores son los resultados durante todo el proceso del embarazo, el parto, el alumbramiento y la lactancia.

Las empresas de equipos médicos, los laboratorios, los hospitales se las arreglan para alimentar ese temor. Cada día presentan nuevos “equipos” que se van sumando a los existentes para ser puestos en el cuerpo de la mujer, haciendo cada vez mas insoportable poder parir. Con ese temor los médicos y hospitales las llevan al salón de operaciones para hacerles una cesárea con una frecuencia verdaderamente inaceptable y peligrosa: Alcanza el 70-80% en los hospitales privados y el 30-40% en los hospitales públicos !.

Por suerte en Panamá las cosas están cambiando. Es creciente el número de mujeres embarazadas que exigen un trato digno, ser respetadas tanto ellas como sus hijos. Que piden un verdadero compromiso por parte de médicos, enfermeras y demas personal de salud que las acompañará durante el nacimiento de su hija(o).

Nosotros sólo las felicitamos y las invitamos a que lo sigan haciendo.

Dra. Graciela A. de Aybar
Dr. Rodrigo Aybar