Archivo mensual: febrero 2013

Marijke nuevamente.

Hace poco mas de dos años, nació su hija Jiske. Fué una experiencia inolvidable.

Ahora Marijke nos impactó nuevamente, por su personalidad dulce, sumamente sensible y segura.

Este segundo parto de Marijke en agua fué sereno.

Estuvimos Graciela y mi persona ese día junto a Marijke y Joris. En realidad era tan maravilloso verlos juntos durante todo el trabajo de parto, que no deseabamos interrumpirlos. Se relajaba, escuchaba música, se acariciaban. Mas tarde nos pidió entrar a la piscina y alli continuó en la intimidad de su maternidad.

Fúe un nacimiento suave y dulce. Nació Janne, tan hermosa como su hermana y como sus padres.

Unos días después Marijke nos escribió:

Dear Rodrigo & Graciela,

I’m sitting on my bed feeding Janne. Her name is Janne, I believe we forgot to tell you at the night she was born. And I’m so grateful that our beautiful girl is healthy and happy. You must know that I’m even so grateful to you. What a beautiful day it was, as soon as Graciela walked through our door my first contractions diminished and got a rhythm, both Janne and I knew that now everything was going to be just fine. I was alert during the whole birthing process, knowing each second from start to finish, so different than from Jiske’s birth. But again a very quiet, peaceful experience. Thank you for making this possible! Thank you for being here in Panama, for your warmth, your guts, expertise and common sense and just being you.

I will keep on spreading the word of your good work here, where I can I would love to help you gain more and more recognition of your practices. And when we ever leave Panama, I will never forget you! I want you to know how grateful I am to you both!

I wish you a beautiful Christmas and so many more beautiful births.

Lots of love

Marijke, Joris, Jiske and Janne!

Queridos Rodrigo y Graciela,

Estoy sentada en mi cama amamantando a Janne. Su nombre es Janne. Creo que olvidé decirles la noche en que ella nació. Estoy tan dichosa que nuestra bella hija esté sana y feliz. Quiero que sepan que yo estoy tanbién enormemente agradecida con ustedes. Que día más hermoso fue aquel, tan pronto como Graciela cruzó la puerta de nuestra casa, mis primeras contracciones se suavizaron y se regularizaron, ambas Janne y yo supimos que todo estaba transcurriendo perfectamente bien. Estuve alerta durante todo el proceso del parto, entendiendo cada segundo desde el comienzo hasta el final, tan distinto comparado con el nacimiento de Jiske. Pero nuevamente fue una experiencia tranquila, serena. Gracias por hacer esto posible ¡. Gracias por estar aquí en Panamá, por vuestra calidez, vuestro coraje, experiencia y sentido común y simplemente porque ustedes existen.

Voy a continuar recomendando vuestra labor acá, donde pueda estaré dichosa en ayudarles más para que vuestra práctica sea más reconocida. Si en algún momento nos toca dejar Panamá, sepan que nunca los olvidaré ¡. Quiero que sepan cuán agradecida estoy con ambos!

Les deseo un una feliz Navidad y muchos más nacimientos tan maravillosos.

Con mucho amor,

Marijke, Joris, Jiske y Janne¡

Marijke, Joris y sus hijas, le dan sentido y forma a la vida con su ejemplo!

Dr. Rodrigo Aybar
Dra. Graciela Anhel de Aybar

578

Juntos

Juntos

Que maravilla¡

Que maravilla¡

Johana: La chitreana

En Panamá existe la ciudad de Chitré. Es una ciudad del interior de la república de enorme significado en la historia de Panamá por su gente luchadora e inteligente.

Pues Johana, es chitreana. Ella y su esposo constituyen la típica familia panameña. Son ambos jóvenes, profesionales, alegres, emprendedores.

Johana esperaba su primer hijo.

Lo hizo todo maravillosamente.

Cuidó se su salud y de su cuerpo, trabajó normalmente, practicó yoga prenanatl, leyó y se informó acerca del embarazo y del parto.

Nos planteó la posibilidad de un nacimiento en su casa y en piscina. Su esposo Emerson la aopyaba en todo y se sumaba con alegría y naturalidad al deseo de su esposa..

“Pero es que todas nuestras abuelas en el interior tuvieron a sus hijos en sus casas”…nos decía Johana.

Llegamos a su casa con luna llena, y el parto evolucionaba armónicamente.

Todo estaba cuidadosamente preparado para el nacimiento, absolutamente todo.

Mientras progresaba el trabajo de parto, hacia sus actividades aprendidas en el curso de yoga ´prenatal. Realizaba sus anotaciones y le daba seguimiento a todo el proceso de manera magistral.

A los 8 centímetros de dilatación en plena fase de transición, nos pidió entrar a la piscina. Allí continuó serena, risueña, y haciéndolo todo, absolutamente todo maravillosamente bien.

El parto fué hermosísimo, y nos dió a todos una inmensa alegía y satisfacción!

Le dijimos admirados: Johana, lo lograste maravillamente ! y nos respondió: “chitreana de pura sepa!”

Dra. Graciela Anhel de Aybar
Dr. Rodrigo Aybar

Johana y Graciela

Johana y Graciela

El inmediato encuentro

El inmediato encuentro

Johana y su hijo

Johana y su hijo

Los tres juntos

Los tres juntos

Melanie: Una historia increíble.

Las mujeres son capaces de todo!

Conocimos a Melanie tan sólo unos días del parto de su hijo. Fue en una visita a su casa para preparar las condiciones de un paro en casa. Hicimos la “home visit”, visita indispensable cuando se preparan las condiciones para un parto domiciliario.

Ya la llegada a la casa fué una experiencia increíble.

Melanie, con su esposo Francisco viven en Estados Unidos. Han estado en Panamá varias veces y este parto sería en nuestro país. Ella aplica el sistema de enseñanza que le permite su pais, que consiste en ser la educadora de sus hijos durante la escuela primaria. Es decir es la madre y la maestra de ellos.

Tan sólo entrar a la casa nos sorprendió la madurez y educación de sus hijos. Es decir de sus cuatro hijos, ya que Melanie esperaba el quinto.

Melanie estaba bastante tensa.

Su historia obstétrica consistía en lo siguiente:

Su primera hija nació por cesárea en Estados Unidos, porque tuvo pre-eclampsia severa y a pesar de intentar el parto normal no lo logró y terminó en operación cesárea.

Después tuvo dos partos en casa en su país y un parto en hospital. Le tenía mucho cariño al médico panameño que la controló en las últimas semanas de este embarazo pero no lograba entender porqué le iba a ser otra cesárea: Ella quería un parto natural y en su casa.

Al llegar a su residencia, una de sus hijas nos mostró su mascota: No era un animal doméstico.

En las playas del Pacífico panameño, existen unas conchas que la marea trae a la playa, que son utilizadas por unos cangrejitos como caparazón y refugio, mentras viven en la arena de la playa. Cuando van creciendo, se mudan a una concha mas grande.

Pues bien, los hijos de Melanie tenían un recipiente con piedras y arena, traídas de la playa, con los cangrejitos protegidos con sus conchas a quienes alimentaban con frutos e insectos. Esa actividad es parte del estudio de la Biología que Melanie les imparte.

En ese ambiente, lleno de niños, sin televisores, con distintas actividades de arte, biología y otras, veríamos nacer una semana después a su último hijo.

Una semana mas tarde se inició el parto. Como los otros, de noche y alrededor de la Fecha Probable de Parto.

Al llegar a su casa nos recibió Francisco, sereno y alegre. La hija menor dormía. Todos sus otros hijos y una sobrina adolescente acompañaban a Melanie.

Nos ofrecieron un agrabable café y frutas tropicales frescas. Melanie compartía con nosotros y con sus hijos alegremente.

Cuando el parto fué progresando y las contracciones se hicieron mas intensas y frecuentes, Francisco y Melanie prepararon el ambiente para el nacimiento en su dormitorio. Tal como ella quería.

Sus hijos la acompañaban y la observaban con admiración y orgullo. A medida que las contracciones se producían les explicaba cuidadosamente en que consiste ese evento, para que sirve, que el lo que la madre debe hacer…

Entró en la fase de transición y me lo dijo. Al examinarla constatamos: 7-8 centímetros de dilatación, con las membranas íntegras y la cabecita bien apoyada en la pelvis menor.

Entramos con Graciela al cuarto y preparamos todo. Depués de una hora rompió membranas y se inició la etapa de los pujos. Al rato nació un hermoso varón, James Armando, ante la mirada maravillada de todos sus hijos y de nosotros!!!!.

Tal fué el dominio, la seguridad, la fortaleza, de Melanie que al nacer la placenta se permitió explicarle a sus hijos como es ese órgano maravilloso, de nosotros los mamíferos y su función.

Al rato, estábamos todos riendo y conversando mientras James Armando se las arreglaba para encontrar el seno de su madre e iniciar la lactancia.

Dr. Rodrigo Aybar
Dra. Graciela Anhel de Aybar

la Familia

la Familia

Todos juntos.

Todos juntos.

Marie y Justin

Marie y su esposo Justin son una pareja muy especial. Viven y trabajan en Estados Unidos, en Washington DC. Justin es un abogado brillante, consagrado en la defensa de la gente humilde de ese país. Marie es una bella, inteligente y dulce mujer, nacida en Senegal.

Mientras Justin iba y venia de Washington, ella estuvo los últimos meses de su embarazo, en un apartamento en la ciudad de Panamá. Estaba feliz, esperando la llegada de su bello hijo.

Querian un parto natural, hospitalario, pero con el deseo vehemente de evitar intervenciones innecesarias. Esperaron pacientemente el inicio de trabajo de parto, llenos de serenidad y alegria, gozando de las maravillas de este país y de su gente. Lo hacian sencillamente, saboreando un sancocho de gallina, o una tortilla de maiz…

Marie, mientras estudiaba español, practicaba yoga y se concentraba en su barriga y su hijo.

Cuando iniciaron las contracciones, recibí la comunicación atenta y dulce de su esposo Justin, reportándome en detalle, el progreso del trabajo de parto.

Fui a su apartamento y la examiné. Todo marchaba bien. Habían traído de Estados Unidos algunos hermosos cuadros de pintura africana y fotos de la familia, que le permitian a Marie, estar serena y feliz. Ese sitio derramaba amor.

Luego de algunas horas y con la ayuda y apoyo de Sara Zomer, llegaron al hospital. Yo los esparaba allí. Y allí, valga la redundancia, estuvimos horas juntos acompañandola durante todo el parto.

Fué largo y difícil. Marie y Justin siempre se mantuvieron tranquilos.

El parto fue bellísimo. Tuvimos el apoyo de Carlos Vega y se le pudo ofrecer al bebé todo lo necesario para estar junto a su madre en todo momento. En los minutos finales expulsó meconio y nació, como a veces decimos en nuestro argot profesional, algo cansado. Nada de eso fué impedimento para que Marie y Justin estuvieran con su hijo en todo momento.

Unos días después del parto,antes de su regreso a Estados Unidos, Marie y Justin aceptaron nuestra invitación, y cenamos juntos en el Restaurant Miraflores, ubicado en la esclusa del mismo nombre en el canal de Panamá y viendo el movimiento perenne de las barcos, a escasos metros de nosotros, hablamos de Panamá y su historia, incluido el esfuerzo titánico de este país, para recuperar para siempre la Zona del Canal.

Marie y Justin:

Gracias por vuestra dulzura, inteligencia y sencillez !!!.

Con cariño y respeto:

Dr. Rodrigo Aybar
Dra. Graciela Anhel de Aybar

Pegado al pecho de su madre

Pegado al pecho de su madre

Bañandose

Bañandose

Justin chocho

Justin chocho

En el Canal de Panamá

En el Canal de Panamá

Un día inolvidable

Un día inolvidable

Nuestro Canal

Nuestro Canal

Un campeón !

Un campeón !