Ilaria

Ilaria es italiana, su compañero Emilio, español. Hace unas semanas nació su hijo Nahuel, guapo y elegante como sus padres.

Ilaria es única, como toda mujer. Napolitana. De carácter . Alegre, muy inteligente y rápida para todo, sobre todo en su intelecto. A veces uno tiene la sensación que todo lo entiende y razona antes de escuchar la idea o el concepto del interlocutor.

Sabíamos que el nacimiento de Nahuel no iba a ser tan fluido o fácil, podríamos decir. Estuvo en situación pélvica o de nalgas hasta la semana 36, algo no tan frecuente en las primíparas. Cuando se “volteó” y acomodó su cabeza en la región sub-púbica de su madre, quedó con el dorso muy hacia atrás y hacia la derecha del abdomen de Ilaria. De allí no se movió más.

En este tipo de situaciones, se produce un parto en “posterior”, es decir , más trabajoso y más largo ya que la rotación de la cabeza demora mucho más en comparación con las variedades anteriores.

Las molestias de la madre durante en periodo dilatante del trabajo de parto, son más acentuadas hacia su espalda.

Ilaria, tiene una amiga desde su infancia. Del barrio y de la escuela: Rafaella. Iban juntas a la escuela en Nápoles pero a Ilaria le tocaba cumplir el rol de hermana mayor, aunque es sólo un año mayor que Rafaella.

Ilaria es bióloga de profesión. Rafaella partera. Adora los partos. Acumuló una enorme experiencia en una maternidad en Bologna al norte de Italia. En esa maternidad el porcentaje de cesáreas en bajísimo. Un 12%. En los últimos meses Rafaella estuvo trabajando con la Organización Médicos sin Frontera, en África, en la República Decocrática del Congo.

Pues bien Rafaella viajó de Italia a acompañar a su amiga, durante el nacimiento de Nahuel.

Ocurrió en piscina, en su residencia. Todo lo hizo Ilaria maravillosamente bien, con la alegría, sabiduría y dulzura de su amiga Rafaella.

Fue un parto también único. Estuvo cuatro horas con dilatación completa. Virtualmente todos “pujamos”. Es decir: Ilaria, por supuesto, pero además, Emilio, la Dra. Graciela, Rafaella , los dos padres de Ilaria y mi persona!

Descansaba, caminaba, lograba dormitar un poco, tomaba agua con miel de abejas, pujaba de pie, en cuclillas , en la cama, en la piscina nuevamente…

Finalmente ese hermoso niño, asomó por fin su cabecita, rosada, la rotó, Rafaella esperó pacientemente mientras se acomodaban los hombros y terminaba de nacer.

No puedo más que expresar mi eterno agradecimiento a Ilaria y Emilio por habernos permitido ver tanta belleza, y a Rafaella, por sus conocimientos, destreza , paciencia y dulzura.

Dr. Rodrigo Aybar

Ilaria

Ilaria

Rafaella

Rafaella

Ilaria y Emilio

Ilaria y Emilio

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s