Archivo mensual: noviembre 2013

Rocío.

image

 

 

Con Rocío, el desafío de acompañarla en su maternidad no era fácil. Ella es panameña. Su esposo Fabián es español.

La conocimos hacia las 22 semanas de embarazo. Buscaba una segunda opinión.

Tiene una hija de su primer embarazo de 5 años. Nació en Estados Unidos en un nacimiento pretérmino a las 26 semanas. Le realizaron una operación cesárea, en un excelente Centro Neonatal.

Su hija se fue adaptando a la vida de manera óptima, no sin grandes dificultades a su inicio por su extrema prematurez. Requirió de un sofisticado apoyo para seguir adelante.

Rocío, se las arregló para estar junto a ella, manteniendo el contacto directo y batallando para que la alimentaran con su leche. Lo logró. Hoy es una hermosa niña, inteligente y de desarrollo completamente normal.

Su primera consulta fue pues a las 22 semanas.

Tenía algunas contracciones prematuras y se habían producido ya algunos cambios en la longitud y consistencia del cuello uterino. Estaba acortado y mas blando, aunque cerrado.

El médico que la trataba deseaba hacerle un Cerclaje cervical. Es decir: poner unos hilos en el cuello del útero para sostener el embarazo.

En esa consulta estuvimos juntos Rocío por supuesto, su esposo Fabián, la Dra. Graciela y mi persona. Lo analizamos todo.

La conclusión era obvia: No necesitaba Cerclaje.

Ese procedimiento se realiza en una patología del embarazo llamada Incompetencia Cervical.

Esa patología se comporta de manera tal que el embarazo se pierde espontáneamente hacia la semana 20 del embarazo y se produce por la abertura pasiva del cuello del útero, que con sólo el peso del feto hacia las 20 semanas, se abre sin resistencia.

No era esta la situación de Rocío en su segundo embarazo. No lo fue tampoco en su primer embarazo, porque alcanzó la semana 26.

Fue sin dudas en aquel entonces, un parto prematuro que resolvieron en Estados Unidos donde vivía Rocío, a través de una operación cesárea, dada la extrema prematurez de su primera hija.

En este caso se trataba nuevamente de una amenaza de parto pretérmino.

A través de una incapacidad laboral durante el resto de su embarazo, con reposo, Progesterona y cuidados cercanos, su embarazo evolucionó suavemente. Diríamos ademas que con mucho amor y alegría.

Alcanzó la semana 36 y suspendimos la Progesterona.

Cuál fue nuestra sorpresa cuando en ese momento Rocío y Fabián, nos pidieron tener un nacimiento en piscina y en casa con el fin de tener un parto suave y un vínculo permanente con su hijo ni bien naciera.

En realidad estaba todo impecablemente bien y listo para un parto natural.

Debido a que Rocío tenia una cesárea anterior, discutimos todos los aspectos del Parto Vaginal luego de una Cesárea Anterior. (VBAC) en inglés .

Realizamos la visita a la casa y todo estaba listo. (The Home Visit).

De noche, iniciando la madrugada, en la semana 38 inició su parto.

El nacimiento del segundo hijo de Roció ocurrió de manera hermosa en horas de la mañana.

Eso si, las anécdotas e historias fueron muchas.

Estuvo durante la labor de parto en todos los rincones de su casa: En su recámara, en su baño, en la cocina., en la piscina, de nuevo a la recámara, de nuevo a la sala, de nuevo al baño, en la piscina, en su recámara…

El niño bello. Se pegó virtualmente al seno de su madre a los minutos de haber nacido. De excelente peso ademas.

Cierto es también que todos quedamos extenuados, pero Rocío lo logró y llenó todo el espacio con su dulzura, su sonrisa y la belleza de su hijo en sus brazos.

Que experiencia tan extraordinaria.

Dra. Graciela A. de Aybar
Dr. Rodrigo Aybar

Rocío

Rocío

Junto a Fabián

Junto a Fabián

Juntos

Juntos

Sala de nacimientos.

Es bastante interesante y agradable constatar en nuestro país, como las madres y futuras madres son cada vez mas activas en la defensa de sus derechos, en particular sobre el derecho a tener una maternidad libre.

Cada día se comunican con nosotros y nos animan, dan ideas siempre útiles y sumamente interesantes.

Una de ellas, Eliana, nos sugirió que podríamos proponerle al hospital que mantiene el aterrador nombre de “Sala de Expulsivo”,que lo cambie y que la nombre como Sala de Nacimientos. Nos parece fantástico.

Lamentablemente el problema en nuestro país en la atención del parto es muchísimo mas serio que el nombre que se le pueda dar a una Sala de Nacimientos.

Las salas de maternidad en Panamá públicas y privadas, son frías, llenas de aparatos y de luces artificiales, ambientadas a la usanza de los hospitales generales de hace 40 años y ocupadas por un personal en la mayoría de los casos bastante distante, muy autoritario y frío.

En ningún hospital público del país, por ejemplo, se permite la compañía de algún familiar durante el trabajo de parto y el parto.

En los hospitales privados se les permite, pero en realidad muchas veces a regañadientes y con muchas limitaciones y reglas. Nunca se sienten cómodos ni relajados.

La escena siempre es la misma: Una mujer acostada en una cama. Al llegar a dar a luz le han aplicado un enema evacuante!

Tiene una venoclísis puesta en una vena a través de la cual recibe Oxitocina (Pitocina) artificial con bomba de infusión.

Tiene un monitor fetal permanentemente atado a su vientre con dos correas fijadoras que registra y permite que a distancia de la madre, la enfermera y/o el médico escuchen la frecuencia cardíaca del (la) bebé a alto volumen.

No se puede parar de la cama. No puede comer ni beber líquidos.

Si desea orinar o defecar le ponen una paleta metálica o plástica fría para que pueda hacer sus necesidades habituales…

La examinan vaginalmente con excesiva frecuencia, sin siquiera consultarle o discutir con ella la necesidad o no de hacerlo en un determinado momento.

En las clínicas privadas le proponen insistentemente la anestesia epidural, que la inmoviliza aun mas y al ponerla le aplican mas aparatos, como por ejemplo sensores en su tórax de su corazón y le agregan un aparato de medición arterial que permanece atado permanentemente al otro brazo, donde no está la bomba de infusión conectada.

La analgesia epidural implica un “cocktail” de medicamentos, que se suman al de la oxitocina.

Para presionarla a que “solicite” la anestesia epidural, en la habitación de labor de parto en algunos hospitales privados, existe un enorme cartel con la Escala del Dolor! La enfermera que entra frecuentemente y sin avisar, le pregunta en que nivel se encuentra “su” dolor. Si el puntaje es elevado, llama al médico de cabecera para que lo proponga la anestesia epidural.

Con excesiva prontitud el médico rompe las membranas ovulares…

En medio de toda esa locura, si se “salva” de la operación cesárea, el llevada en silla de ruedas a la ¡”Sala de Expulsivo”!

Allí la examinan todo el tiempo. Continua realizándose rutinariamente fuerte presión en su vientre para “apurar”en parto!

Práctimamente siempre la hacen el “corte” o episiotomía! Cuando el niño nace, le cortan el cordón umbilical inmediatamente y lo llevan a la cuna de “reanimación”…

Apuran el nacimiento de la placenta, lo que produce intenso dolor y aumento del sangrado…

Hoy en día, en cualquier maternidad del mundo civilizado, la realidad es completamente diferente. Yo lo vi, por ejemplo,en Alemania en la ciudad de Heidelberg.

Allí la realidad es totalmente diferente.

Durante el transcurso del embarazo, toda mujer visita junto a su familia, el sitio donde va a dar a luz a su bebé.

Puede escoger diferentes alternativas. Puede preferir una piscina o una amplia habitación ambientada como un dormitorio.

En esa habitación estará durante el proceso de la labor de parto, el nacimiento y el puerperio. Desde allí uno o dos días después, regresará a su casa. Allí se le da apoyo por ejemplo a la lactancia materna y al vínculo con su bebé en las primeras horas de vida.

Permanecen juntos todo el tiempo.Sin interrupción.

Durante el período dilatante puede caminar, sentarse, apoyarse a cuerdas especialmente habilitadas para facilitar el esfuerzo final. Puede comer, beber, ducharse, ir al servicio.

Cuando está lista para dar a luz, la misma cama donde estuvo todo el tiempo se acomoda para el nacimiento.

Aparecen los equipos que se necesitan para la atención del recién nacido y su madre, que estuvieron siempre allí, ordenados de manera discreta y no visible, para no distraer a la madre, ni producirle e stress innecesario.

Siempre en esas habitaciones la luz es tenue y la madre puede tener música si lo desea.La entrada a la habitación de la labor y del parto de cualquier miembro del personal del hospital es sumamente restringida y regulada, para no distraer ni interrumpir a la madre.

Se preocupan en Alemania incluso de regular el volumen de la voz, cuando se entra a esa habitación.

En el momento del nacimiento de su bebé, puede adoptar la posición que desee. Por ejemplo en cuclillas y otra con la cual ella se sienta cómoda y segura.

La partera que asiste el parto o el médico, debe adaptarse a la postura de parto que la madre quiera.

Entonces llegamos a la siguiente conclusión:

Ni siquiera es necesaria la Sala de Nacimientos!

Si, claro, mientras, es infinitamente mas adecuado cambiar el nombre a la “Sala de Expulsivo” y llamarla Sala de Nacimientos!

Dr. Rodrigo Aybar
Dra. Graciela A. de Aybar

De esto no se trata!

De esto no se trata!

De esto si se trata.

De esto si se trata.

La sala de Expulsivo!

 

Juntos

Juntos

 

Las madres y futuras madres junto a sus familias están dando pasos significativos en nuestro país en la creciente demanda de tener un nacimiento libre y respetado. Todavía tienen por delante mucho tiempo y esfuerzo para ir cambiando las reglas de juego.

En un importante hospital privado de la ciudad de Panamá, lujoso y caro por cierto, existe una sala que tiene un cartel con su nombre: Sala de Expulsivo. ¿Que es la sala de Expulsivo?, ¿a que se refiere ese anuncio?. Pues vamos a tratar de explicarlo.

Las futuras madres siempre inician durante los últimos meses de embarazo un proceso que en inglés se llama, “nesting”, que podríamos decirlo en español, anidar. Consiste en que ella busca y se decide a escoger el lugar, el sitio, donde va a dar a luz a si hijo (a). Por distintas razones se las ingenia para acercarse al sitio escogido, a veces varias veces antes del parto.

Cuando se trata de un Hospital, se acerca a el para ver el lugar, preguntar sobre los costos, para realizar algún estudio…Por lo general va acompañada de su esposo, su madre, o alguna amiga.

A veces las futuras madres piden que les hagan una especie de tour, para conocer las habitaciones, la sala de labor, los baños…

Hay un sitio en el cuál no pueden entrar, salvo que se vistan con ropa de quirófano, de Salón de Operaciones , por cierto bastante incómodo cuando están con la barriga de las últimas semanas de embarazo. Si su familiar quiere también conocer ese sitio, también tiene que vestirse con atuendos de médico cirujano.

Si se acerca a ese lugar, hay una línea roja en el piso mas allá de la cuál no se puede pisar y un enorme cartel arriba que dice: SALA DE EXPULSIVO.

Pues resulta que esa es la Sala de Partos. El sitio hacia el cual la madre es llevada en silla de ruedas! o en camilla! cuando ya el parto es inminente.

¿Que es entonces la Sala de Expulsivo?: una inhóspita y fría habitación equipada con aparatos de quirófano , con lámparas de quirófano, camilla de “expulsivo”, bombas de infusión, etc. Allí sólo puede entrar la mujer por supuesto y un sólo familiar cuando está en los últimos minutos del trabajo de parto.

Pues es a ese lugar, que es donde una mujer tendrá a su hijo, lo verá y besará por primera vez, dónde su hijo la mirará por primera vez, a ese lugar le llaman, en ese lujoso hospital de la ciudad de Panamá, ¡Sala de Expulsivo!

El concepto, el término, es autoritario y machista.

En múltiples ocasiones las madres nos preguntan, a veces bastante impresionadas, porque lo llaman así. Nosotros se lo hemos planteado a las autoridades de ese centro hospitalario muchas veces…aun está el cartel.

Lo mas terrible no termina allí. Una vez producido el nacimiento, el niño (a) es llevado en incubadora de transporte por otra puerta, alejado de su única y verdadera dueña que es su madre, a otra planta del edificio, a la Sala de Recién Nacidos, para que se estabilice! Lo ubican en una sala para el desconocida y hostil en la cual hay bacterias que no le son propias.

Cuando nosotros hacemos los partos en cualquier hospital de la ciudad, apagamos las luces de la “sala de expulsivo” es decir de la sala de partos antes que la madre entre allí y sólo queda encendida alguna lámpara tenue, con el objetivo de evitar el estrés de la madre al ver con esas luces artificiales de quirófano la cantidad de objetos metálicos que la rodean. Los resultados han sido excelentes. Hacemos además un enorme esfuerzo para que el recién nacido (a) permanezca todo el tiempo junto a su madre.

Pues creemos firmemente que cuando la embarazada escribe y entrega su Plan de Parto y Nacimiento, cuando pregunta y pide que se respeten sus deseos, se avanza. Las invitamos a que lo sigan haciendo.

Algún día lograrán que se retire ese anuncio tan violento.

Dr. Rodrigo Aybar
Dra. Graciela A. de Aybar

La semilla está sembrada.

Poco a poco vamos avanzando en Panamá.

Cada día, las madres y futuras madres, llaman a los hospitales preguntando si tienen la opción de tener un parto en agua, si le permiten estar con su bebé todo el tiempo en contacto íntimo sin ninguna interrupción ni interferencia!

El los consultorios médicos piden que le permitan tener un parto normal, sin apresuramientos, con la persona que ella elija estar durante todo el proceso del nacimiento.

Adjuntamos dos vínculos de la red en los cuales se aprecia como este proceso es universal, involucra a las mujeres de todo el mundo.

En Argentina un grupo de actores y actrices de cine y de teatro han decidido dar su aporte :

El Ministerio de Salud de España ha dado desde hace años un paso trascendental estableciendo los parámetros del Plan de Parto de cada mujer.

Haga click por favor en Plan de Parto y Nacimiento :

http://www.msssi.gob.es/organizacion/sns/planCalidadSNS/e02_t04.htm

Esto es lo parte de lo que nosotros proponemos .

Dra. Graciela A. de Aybar
Dr. Rodrigo Aybar

La ley de los esfínteres de Ina May Gaskin.

Es bastante sorprendente como generaciones enteras de médicos especialistas en Ginecología y Obstetricia han sido formados en diferentes hospitales del mundo para hacer las cosas mal.

Se le dice mecánicamente a la mujer en trabajo de parto expresiones como la siguiente: “Ok, estás con dilatación completa, cuando tengas la siguiente contracción, cierra la boca y puja con todas tus fuerzas, aguantando el aire, sin respirar, lo mas largo posible, para ayudar a tu bebé a nacer”.

Pues bien: todo esto es absolutamente incorrecto y equivocado.

Lo que sorprende es que esos conceptos autoritarios, machistas, son rutinarios en las diferentes maternidades del mundo y durante la residencia médica en la cual se forman los futuros médicos obstetras.

Ina May Gaskin, mujer sensible, experimentada y observadora nos aclara que es todo lo contrario.

Durante el período dilatante, la mujer en trabajo de parto es muy vulnerable a todo lo que la interrumpa en su intimidad, seguridad y tranquilidad. El sólo hecho de mirarla, le produce estrés. Sabemos que en situaciones de estrés se liberan al flujo sanguíneo cantidades significativas de la hormona Adrenalina. La Adrenalina se opone a la acción de la oxitocina, conocida como la hormona del amor e inhibe, frena, el avance del parto durante todo el periodo de dilatación.

La dilatación del cuello uterino ocurre de manera paulatina.Poco a poco se va afinando, centrando, reblandeciéndo y abriendo permitiendo el avance del descenso de la cabeza o nalgas del bebé. Junto a ello la vagina, la vulva y los músculos del periné o piso pélvico se van dilatando y relajando permitiendo el descenso y rotación de la cabeza hacia su salida definitiva.

El bebé mientras va haciendo su propio trabajo de manera suave y la madre puede sentirlo claramente como va buscando su acomodo.

La respiración de la madre en trabajo de parto, juega entonces un papel fundamental. De manera rítmica, con la boca entreabierta y la garganta relajada de van aflojando, relajando los músculos del cuello uterino, de la vagina, la vulva y el periné.

A veces las bromas que hacemos, permite que la futura madre se ría y relaje cómodamente sus músculos y el canal del parto se abra suavemente.

Cuando la cabeza o la nalga del (la) bebé se acerca a su salida la madre comienza a sentir sensación de pujar, similar a la se siente en la defecación.

Es precisamente allí donde al respirar rítmicamente, con la boca y la garganta relajada el (la) bebé va apareciendo a través de la vulva de su madre. Es precisamente en ese momento cuando el cuerpo de la mujer emite los sonidos característicos del parto, profundos, que orientan y avisan a cualquier persona que la acompañe, que falta muy poco.

Desde cierta distancia podemos apreciar claramente como la cabeza del bebé gira, se mueve, rota y se prepara para coronar y nacer.

Si la madre no contrae la boca, si no cierra su garganta sino por el contrario se mantiene respirando rítmicamente, nace el bebé suavemente y ni siquiera se alcanza a lastimar su vagina.

Dr. Rodrigo Aybar

Sandra a los 9 cms.

Sandra a los 9 cms.

Eliana en los últimos 5 minutos.

Eliana en los últimos 5 minutos.

Nacer: El primer trabajo de la especie humana.

Yanicel es panameña. La conocemos de hace años. Inteligente y bella. Su esposo, Eric,es alemán. También lo conocemos desde hace años.Por relatar algo sobre él podemos contar que nacíó en un velero, en las costas de Grecia. Es autor de un libro único: The Panama Cruising Guide: Una Guía de navegación Completa del Istmo de Panamá. Es el libro adorado por los navegantes de las costas panameñas.

Yanicel esperaba su segundo hijo. El embarazo fué perfecto. Se mantuvo activa hasta el ultimo momento. No dejó de hacer su trabajo cotidiano, navegó, paseó, arregló su casa… El día anterior al parto nadaba en el mar caribe.

Todos los embarazos son únicos, porque cada ser humano es único en su especie. Evidentemente el de Yanicel era único. Esperaba una hija, que se quedó sentada hasta el final, es decir en posición pélvica, como lo decimos en el lenguaje profesional. Hicimos un intento de rotarla externamente para ubicarla de cabeza, pero no fué posible.

Discutimos con Yanicel y Eric todos los puntos. Ella leyó y se preparó para el nacimiento de su hija en un parto pelviano.

El nacimiento de su hija Eva Pandora, ocurrió un sábado en su casa ubicada en la antigua zona del canal. Nuestra hija Tamila, que estudia Estimulación Temprana, estuvo junto a nosotros y quedó maravillada.

Cuando nos visitó Barbara Harper, nos decía que el ser humano está perfectamente programado para realizar los movimientos y actividades necesarias para nacer. Decía que en realidad el niño (a), no es por supuesto una “bola de carne”. Y agregaba que además está programado para iniciar la socialización y la empatía, cuando ve por primera vez el rostro de su madre, iniciando el vínculo madre-hijo.

Pues Eva Pandora hizo su primer trabajo de manera brillante. Las imágenes que adjuntamos son elocuentes y lo dicen todo.

Eva es bellísima, llegó al mundo de manera suave y dulce. Tiene unos padres maravillosos. Lo tiene todo a su favor!

No podemos mas que expresar nuestra profunda admiración y respeto hacia Yanicel y Eric.

Dr. Rodrigo Aybar
Dra. Graciela A. de Aybar

Yanicel

Yanicel

Yanicel y Eric

Yanicel y Eric

Eva Pandora haciendo su trabajo.

Eva Pandora haciendo su trabajo.

El cordón umbilical latiendo perfectamente.

El cordón umbilical latiendo perfectamente.

Serena y hermosa.

Serena y hermosa.

Falta poco.

Falta poco.

Eva junto a sus padres.

Eva junto a sus padres.

Eva al día siguiente de su llegada.

Eva al día siguiente de su llegada.

Parto en agua .

Este link que ustedes pueden ver, muestra un parto en agua extraordinariamente parecido a lo que nosotros vivimos en cada nacimiento en casa y en agua en Panamá.

Disfrútenlo .

http://www.youtube.com/watch?v=pSyCal8fqig