Archivo mensual: septiembre 2015

Nereida

image

image

Bueno para los que no lo saben nuestra hija nació en Agua y no lo hizo en un hospital sino en nuestro hogar, debo acotar que fue la experiencia más maravillosa que hemos podido vivir, ese día entendí lo mal orientada que está la medicina cuando pone a las mujeres a parir en una camilla, cuando le cortan de inmediato el cordón al bebé, lo separan de su mamá, los tratan como si fueran un carro de fórmula 1 que entró a los pits para pesarlos , medirlos, succionar su nariz y meterlos a una encubadora “para darle calor” cuando tanto madre como hij@ solo necesitan es estar juntos. Yo no necesite ningún medicamento para el dolor en ningún momento de mis 11 horas de labor y mi bebe no necesito ni siquiera q le succionaran líquido de su nariz porque ella Solita lo hizo en mi pecho mientras su cordón le daba las últimas dosis necesarias para ella y yo le daba el calor corporal que necesitaba. La naturaleza es sabia y si no hay ningún factor de salud que afecte el.momento todas estamos preparadas para ese momento y los bebés saben perfectamente que deben hacer. Hoy casi 6 meses después del parto debo decir Muchas gracias Rubelyn Guerra y Ana Betzabe Roa Moreno porque nos dieron las mejores enseñanzas prenatales, a los dres Rodrigo Aybar y Alberto Heart (pediatra de dayana y consideró que es el mejor pediatra de todos) que fueron y son excelentes guias, a Navi Gabriela Flores Ramos que apenas me estaba conociendo y fue la mejor asistente de parto posible, desde ese día adora a mi hija como si fuera de ella, a todos nuestros amigos en Panamá y familiares a la distancia que siempre estuvieron pendientes, y especialmente a mi esposo Joel Pineda que se porto de la mejor manera posible y me trasmitió fuerza y amor muy necesario para mi ese día, el mejor apoyo que pude tener fue el, y a la dra Karla Camacho Lopez a la cual debo admitir que no tengo palabras para agradecerle su ayuda. Compañía, palabras, ánimo, comprensión en ese día. Dra debo admitir que el vínculo que genere hacia ud a partir de ese día es único, fue todo un ángel para mi y le estaré agradecida por siempre. Y a todas aquellas amigas futuras mamás les recomiendo que lean mucho y generen sus propias opiniones, lean sobre parto humanizado, cesárea humanizada, efectos de la raquidea y epidural en el bebé, clampeo oportuno del cordón, ¿es realmente necesaria una cesárea cuando el cordón está en el cuello o q condiciones debe tener ese enrozcamiento para que amerite cesárea ? Apoyense con el amigo Google y haganle todas las preguntas como si fuera su doctor y luego la discuten con su médico de confianza, apoderence de su momento que los protagonistas y jefes del parto son uds, su pareja y su hij@, sea cesárea o sea parto tomen la batuta de esa orquesta porque el que va a llegar al mundo es su hij@ no el del dr.

image

image

image

image

image

Recibimos este testimonio maravilloso que deseamos compartir con ustedes.
Buenas tardes Dr. Rodrigo, el día de hoy me dirijo a Ud para agradecerle TODO con respecto al parto de mi hija, realmente la experiencia no pudo ser mejor y fue gracias a Ud y el personal médico que ese día nos acompaño.

Se que Dayana nos tomó por sorpresa a todos, apenas 4 días atrás cuando cumplí mi semana 37 nos habíamos visto en la visita previa a mi casa y todo indicaba que faltaba por lo menos una o dos semanas mas, y buena carrera le hizo meter a ud cuando ese martes de madrugada lo llame para decirle que había reventado fuente y ud se encontraba fuera de la ciudad, le agradezco mucho que inmediatamente busco la opción más rápida de venir a atenderme ( no cualquier dr lo hubiera hecho) también le agradezco que haya enviado mientras tanto a la Dra karla Camacho quien tuvo un trato hacia mi lo más humano posible, muy distante del trato que normalmente dan en un hospital donde la mayor parte del personal (incluso los especialistas) tratan a los pacientes como objetos y dejan de lado las necesidades humanas – afectivas que estos puedas tener, ella sin conocerme me trato como si era alguien muy querido para ella y eso por siempre se lo voy a agradecer.
Cuando quede embarazada habían muchas cosas que mi esposo y yo ignorábamos en torno al embarazo y al nacimiento pero algo si estaba claro y eran las ganas de tener un parto natural. Aun nos encontrábamos en Venezuela y sabíamos que no sería fácil pues allá al igual que la mayoría de países latinoamericanos la cesárea se ha vuelto muy común pues la relación tiempo invertido & dinero ganado es mucho mejor para los doctores que en un parto natural. En medio de nuestra búsqueda por lograr ese objetivo Dios puso en mi camino un ángel llamado Rubelin Guerra ,una doula profesional , promotora del movimiento “parto humanizado en Tachira” región en la que vivo en Venezuela, ella junto con un reducido grupo de especialistas al igual que Ud estan arando sobre cemento, tratando de rescatar lo que por naturaleza le pertenece a la mujer. Gracias a ella mi esposo y yo fuimos educándonos y conociendo terminos como parto humanizado, crianza respetuosa, y entendiendo como el ser humano en su ambición de control y dinero esta afectando la salud y el bienestar de madres y niños. A ella le debo también mi preparación física para el parto y el haberme guiado a Ud, pues fue ella quien al conocer nuestra decisión de venirnos a Panamá me mostró el hermoso trabajo que Ud venia haciendo aquí.

Sobre el día de mi parto y esa maravillosa experiencia de tener a mi hija en agua no me queda mas que decirle que llenó todas mis expectativas y mas, creo que no hay una manera más respetada de traer un bebe al mundo, estuve en la comodidad de mi hogar, con un grupo de médicos que me daban la seguridad de tener expertos en el tema cerca y a la vez me dieron todo el espacio y respeto que necesitaba para que yo sola experimentará algo para lo que naturalmente todas estamos preparadas, ver a mi bebe abrir los ojos bajo el agua con total paz y luego colocarla en mi pecho para que sola fuera adaptándose a este nuevo mundo, sin causarle el trauma de separarse bruscamente de los únicos seres conocidos para ella como es su mama y su papa, sin agredirla físicamente con aspiradores de nariz u otros procedimientos innecesarios, hacerle el clampeo oportuno del cordón y en fin todo lo que ese día sucedió fue una experiencia inolvidable.

No me queda mas que agradecerle a Dios por haberme guiado en este camino y a varias personas que hicieron que ese día todo saliera perfecto, a Ud por tan buena labor realizada, sus palabras ese día fueron pocas pero muy determinantes, su actitud fue la mejor porque estuvo ahí con nosotros pero a la vez fue tan respetuoso que nos permitió tomarnos ese momento como si estábamos solos en intimidad, a mi esposo quien se porto de una manera excepcional, estoy segura que pocos hombres tienen la valentía y el coraje de acompañar a una mujer en labor de parto por 11 horas sin despegarse ni un momento, el se portoó como el compañero perfecto dándome apoyo, animo amor y compañía, sin el mi fuerza no hubiera sido la misma, al Dr. Alberto Heart quien desde ese día se convirtió en el pediatra de mi hija, también le agradezco por ser lo menos invasivo posible con ella y permitir que naturalmente ella se adaptará a su nuevo gran espacio, a la Dra Karla Camacho quien como ya mencione al principio le debo un caluroso agradecimiento por su trato tan especial y a todos nuestros amigos que nos apoyaron y acompañaron en este camino del parto respetado. Realmente Dr.Rodrigo lo felicito, porque si bien, comenzó solo con su esposa esta tarea de luchar contra la corriente para ir recuperando el parto humanizado y dejar de lado las intervenciones médicas innecesarias, ya ha logrado unir a su grupo personas como la Dra karla y el Dr. Alberto Heart quienes sin duda también comprenden al igual que ud para que realmente estudiaron esta profesión y cual es su misión, espero que cada día más personas se unan en su ruta y comprendan que no es necesario controlar y manipular actos que naturalmente deben suceder, la medicina se creo para dar salud y atender emergencias no para intervenir por moda o conveniencia. Muchas gracias de parte de Dayana, Joel y Nereida

La campaña del miedo.

image

Es verdaderamente sorprendente el bajo nivel técnico y académico que se observa en los sendos comunicados de las Sociedades Médicas de Pediatría, Obstertricia y Ginecología y de Perinatologia, en torno al debate que se ha producido en nuestro país , en relación a la atención del nacimiento en Panamá .

Predomina en ellos, la cultura del miedo. El mensaje a la sociedad y a las madres es el de siempre: Yo se, tu no sabes nada de los riesgos del parto, te advierto, yo te protejo….

El lenguaje es autoritario y temerario. Ignora lo más elemental : el parto, la lactancia, no son enfermedades. Son procesos fisiológicos normales. Las mujeres y sus familias saben de que se trata maravillosamente.

Nada mencionan acerca de los inmensos problemas y complicaciones que se producen cada día en los hospitales y clínicas de nuestro país, en relación por ejemplo, a porcentajes de cesáreas que superan en algunos centros hospitalarios el 80%, hechas por esos profesionales!.

Nada dicen de las intervenciones rutinarias que realizan para “apurar” el parto, con el uso indiscriminado de drogas como la Oxitocina artificial con el riesgo de producir autismo, o de la ruptura artificial de las membranas ovulares en prácticamente todos los partos que aumentan el dolor y las infecciones perinatales.

Nada dicen de las prohibiciones a las madres, cuando solicitan adoptar la postura de sus cuerpos que deseen y les sea más cómoda al momento de dar a luz. Nada dicen de sus recomendada “obligatoriedad” de parir solo acostadas boca arriba! Nada dicen de las restricciones e impedimentos para tomar tan solo agua o comer durante el parto.

Ni siquiera mencionan el hecho que en Panamá separan al recién nacido de sus madres durante horas a solo minutos después de haber nacido!, sin respetar siquiera las recomendaciones de la Organización Mundial de la Salud de las Naciones Unidas, acerca de la hora sagrada después del nacimiento, que señala que es necesario mantener al bebé apoyado sobre su vientre, y posponer todas las acciones que interrumpan el apego y el vínculo madre-hijo.

Mienten irresponsablemente ,cuando señalan que en nuestro país la atención del parto es humanizada.

Nada dicen de las prohibiciones para que los familiares acompañen en todo momento a las madres durante el parto y la lactancia.

Todas estas acciones y muchas mas, hacen del evento del parto en nuestro país las más de las veces, un verdadero martirio, pleno de riesgos producidos por tal cúmulo de intervenciones absolutamente innecesarias y peligrosas para la vida y la salud de las madres y sus bebés.

Desde hace más de ocho años se produjo un cambio: respetando el deseo de las mujeres , es creciente el número de médicos, enfermeras, Doulas, activistas sociales que han venido dando apoyo al interes vehemente de las madres y sus familias a una atención humana y libre de intervenciones durante el proceso del nacimiento, del vínculo madre hijo y de la lactancia materna.

Se han abierto otras opciones, naturales, como el uso del agua tibia durante el parto, o la atención domiciliaria, como se realiza ya en todo el mundo.

La mujer panameña con su profunda inteligencia, hoy sabe que esa realidad es posible también en nuestro país!. Sabe que no es cosa de “extranjeras” o de “otros países”, parir dignamente. Los testimonios que se trasmiten unas a otras, son prueba clara y diaria de los excelentes resultados que se dan, cuando el nacimiento no se medicaliza, cuando se respeta profundamente a la mujer empoderada, dueña de su cuerpo y de su maternidad.

Saben hoy los papás lo maravilloso que es presenciar y dar cariño a sus esposas al momento de dar a luz. Viven en carne propia la profunda satisfacción que representa, sostener a su bebé sin camisa, pegado a su cuerpo, mientras su esposa se ducha después del parto. Nuestras mujeres saben hoy que es posible parir en cuclillas, sin medicamentos. Saben que sus hijos estarán en todo momento junto a ellas acomodados sobre sus cálidos cuerpos y que nadie los va a separar de ellas, que el cordón umbilical estará unido a su bebé hasta que deje de latir y la placenta le de toda la sangre que necesita para adaptarse mejor y de manera segura a la vida en este mundo.

Esto es ya una realidad en nuestro país y cada día más y más médicos, Doulas, mujeres , asociaciones cívicas se suman a este esfuerzo, porque vale la pena!

Nosotros que las hemos visto y acompañado, sabemos de sus infinitas capacidades.

Ninguno de estos profesionales que escriben estas temerarias “recomendaciones” de “seguridad” en relación al nacimiento, ni siquiera han visto un nacimiento de una madre en cuclillas, en agua, en casa! Sus autoritarias aseveraciones son ya incapaces de cambiar esta realidad.!

Recibimos diariamente notificaciones de profesionales de la medicina y de la salud, jóvenes de Panamá y de otras partes del mundo, deseosos de aprender de nosotros y contribuir a cambiar la forma de nacer en nuestro país, de manera respetuosa, humana y natural.

Estamos totalmente seguros, que el parto natural, humano, respetado, es ya una realidad en nuestro país. Trabajamos confiados en las infinitas capacidades de nuestras madres, sus esposos y sus familias, en ser las únicas y verdaderas protagonistas, dueñas de sus cuerpos y de su maternidad, de sus hijos, al momento de parir.

Nosotros, mientras tanto seguimos aprendiendo cada día de ellas y de sus enseñanzas les estamos profundamente agradecidos.

partonaturalpanama.com

12 de septiembre del 2015.

image