Sara

Compartimos este hermoso testimonio de Sara Camara.

PARIR EN LIBERTAD para mí era primordial. Que se respetaran los procesos del parto, que no me exigieran posturas, lugares, que no hubiera prisas, juicios ni expectativas… y mucho menos intervenciones para acelerar el proceso o violencias obstetricas hacia mi cuerpo o hacia mi bebé. Dejarme llevar y vivir mi parto a MI modo, pero sobretodo crear un clima de amor para la llegada de mi hijo. Quería parir en un lugar seguro, donde nadie pudiera separarme ni un minuto de mi bebé, y dónde yo pusiera las normas.

Gracias a @partonaturalpanama

por su labor excepcional y a mi doula @cinthiapomaski_doula

mi bebé llegó al mundo sin complicaciones, sin violencias, sin nada más que amor y respeto. No hubieron intervenciones, ni desgarros, ni cortes, ni puntos y tampoco complicaciones post parto. Mi bebé llego sano, directo a mis brazos. Que mejor manera de llegar al mundo ah?

Laura Gutman dice:

Un parto natural es lo contrapuesto a todo lo que huele a “control”. Al controlar todo el proceso, creemos ilusoriamente que podemos evitar el terror que nos producen las sensaciones corporales y el encuentro con nuestra propia animalidad. A mayor control intelectual, menor probabilidad de rendirse al proceso del cuerpo. La naturaleza primitiva de un parto natural permite que afloren todas las vivencias tal cual son, ya que se abandona toda simulación de cortesía socialmente correcta. Es como hacer el amor cuando estamos muy enamorados: no hay modales, ni gracia ni buena educación. Sólo hay expresión de sentimientos y sensaciones arcaicas, incomprensibles y fantásticas. Nadie hace lo correcto, sino que nos sumergimos en un mar de sensaciones cósmicas.

Mujer, empoderate. Tú mereces respeto y tu bebé también. No digo que la ciencia no sirva, digo que hay procesos y cesáreas completamente innecesarias. No digo que tengas a tu bebé en casa, digo que hagas valer la forma en que quieras parir.

#parto #partorespetuoso #maternidad #mujer

Deja un comentario