Archivo de la categoría: NOVEDADES

La marea y el parto.

Hemos estado compartiendo con ustedes algunos conceptos acerca del trabajo de parto y del nacimiento del bebé, que contribuya a la visualización y comprensión que la futura madre tiene de ese evento.

Cuando hablamos de parto natural, lo hacemos con la intención de observar cuidadosamente como la naturaleza es capaz de producir tal maravilla, con tanta habilidad y precisión.

Podemos realizar una analogía  entre el mar y el parto. Entre la marea y el parto. ¿Porqué?.

En nuestro país tenemos dos océanos muy cerca uno con el otro. A fin de cuentas en tan solo 45 minutos podemos ir del Océano Pacífico al Atlántico, en nuestras costas El Mar Caribe. Cualquiera de nosotros que sale a caminar a la playa, podrá enterarse fácilmente del eterno movimiento del mar y del constante subir y bajar de la marea. Ese cambio en la dimensión de la misma es mucho mas marcado en nuestras costas del pacífico que en el atlántico.

Cuando nos acercamos al mar nos es difícil a veces interpretar si la marea esta subiendo o si esta bajando. Tenemos que observar varios detalles para terminar de entender en que punto estamos en ese momento.

Cuando la marea empieza a subir  (el ciclo completo de cada subida y bajada toma 12 horas), podemos observar que el mar había estado bastante tranquilo y poco a poco el oleaje comienza a aumentar su intensidad. Poco a poco cuando la marea esta subiendo, notamos como las olas se hacen mas intensas y mas frecuentes. Si nos queremos bañar, jugamos con ellas. Algunas nos atrapan algo desprevenidos y si son grandes nos revuelcan a veces hasta la orilla.

Todos los surfistas saben ademas y ellos son brillantes y cuidadosos observadores del mar, que la subida de la marea se va comportando con ciclos. Es decir, a veces se producen muchas, muy seguidas e intensas que virtualmente no dan respiro y luego se detienen por un rato. El mar se tranquiliza, descansa y luego inicia el siguiente ciclo, cada vez un poco mas intenso que el anterior. Luego otra pausa y así sucesivamente.

Después de seis horas de esa dinámica de energía, se produce una pausa bastante duradera, en la cual el mar se tranquiliza. Todo termina, las olas son pequeñas y mucho mas suaves. Comprendemos que ya el ciclo de subida de la marea terminó y al cabo de varios minutos, el mar comienza tranquilamente a recogerse para alcanzar luego de seis horas el descenso completo.

Pues bien: El trabajo de parto es exactamente así. Se comporta con patrones muy similares a ese evento natural.

Una primeriza por ejemplo, demora un buen rato en terminar de entender, que la marea está subiendo, es decir que está comenzando el proceso que llevará al nacimiento de su bebé.

Luego de un tiempo prudencial, se percata claramente que definitivamente comenzó, arrancó como decimos los médicos. Las contracciones comienzan a aparecer de manera rítmica, con un patrón bastante estable, de por ejemplo dos contracciones cada 10 minutos. Las tolera muy bien. No van a aparecer todavía esas largas e intensas, equivalentes en nuestra analogía a aquellas olas intensas que nos revuelcan hasta la orilla y nos deja un buen rato confundidos. Se producen pausas y la madre tiene dudas, como si el parto se hubiese detenido y se encuentra en lo que habitualmente denominan “falsa” labor de parto.

Las contracciones continúan y aumentan considerablemente su intensidad, duración y frecuencia. Comienzan a aparecer contracciones fuertes, que como las olas grandes, dejan a la madre confundida, algo asustada y necesita un tiempo para volver a conectarse con su cuerpo . Siempre, y entiéndase bien, siempre en el proceso natural del parto se van a producir pausas. A veces breves, otras veces mas duraderas. Estas pausas le permiten descansar a ella y sumamente importante, al bebé que aun está en su vientre.

Aquí hacemos un alto para explicar este concepto: El que inicia el parto, ese día o esa noche, es el bebé. Lo hace cuando está listo para iniciar el  ese recorrido de varias horas que lo llevará a cumplir completamente la tarea, su primer trabajo, es decir nacer.

 

Cada contracción del músculo uterino (de la matriz) representa para el bebé un tiempo de 40-50 segundos durante los cuales el recibe desde la placenta muy poca sangre. Al contraerse intensamente las fibras musculares del útero, los vasos sanguíneos que  atraviesan el espesor de su pared se colapsan y el bebé no recibe sangre o muy poca, Por la sangre que va de la madre  a través del útero y la placenta, el bebé recibe dos componentes vitales, el oxígeno y los nutrientes o dicho de otra manera, la molécula de glucosa que circula por la sangre de su madre que le da la  energía . Cada contracción uterina representa para el bebé una hipoxia, evento que lo estresa enormemente liberando catecolaminas (hormonas de estrés ) que le servirán para adaptarse en las primeras horas de vida. Para expandir sus pulmones, respirar aire y mantenerse alerta para iniciar con toda energía la lactancia materna.

Para eso son las pausas que la naturaleza de otorga a las madres, para que ella descanse y recupere energía y para proteger la salud y el bienestar de su futuro hijo (a).

Cuando se interviene sin sentido por parte del personal y del hospital a cargo de acompañar s una madre en labor de parto, se utiliza por ejemplo y de manera completamente abusiva e injustificada, Oxitocina artificial (Pitocin, Syntocinon) a través de una vía endovenosa, que va a “apurar” el parto (cosa que no es cierto) y va a producir, ya no 2-3 contracciones cada 10 minutos, sino 4-5 y todas ellas, sin ninguna pausa ni descanso posible, sumamente intensas, y por ende mucho mas dolorosas y difíciles de sobrellevar. Sin duda aumentan los riesgos para el bebé quien no logra recuperar fuerzas y energía en pausas de contracciones que le son tan importantes.

Las últimas contracciones, los minutos previos al nacimiento del bebé son muy seguidas e intensas formando parte del llamado Reflejo de ejección Materno-Fetal y representan la inminencia inevitable del parto. Esas son las últimas e intensas olas que culminan la subida definitiva de la marea del mar.

Luego del nacimiento del bebé, se produce siempre una pausa. Así mismo la hace el mar. En esa pausa que habitualmente dura 30 minutos, la madre siente casi la desaparición de las contracciones. Todo ha pasado. Ello le permite descansar, relajarse, comunicarse con su bebé, charlar un rato con el, conocerlo con mas detalle y permitirle si el esta listo, acercarse a su seno e iniciar la lactancia materna. Esa pausa le permite a la placenta terminar de vaciarse a través del cordón umbilical aun conectado don su hijo(a). El cordón late con mucha intensidad un buen rato y luego de varios minutos, comienza a disminuir la fuerza y la frecuencia de las palpitaciones del cordón hasta colapsarse completamente y dejar de latir.

Subitamente se inicia la retirada de su cuerpo, de su útero del lo que acaba de ocurrir . Reaparecen las contracciones, que sorprenden a la madre que cumplirán la tarea de lograr la salida de la placenta y la retracción adecuada del útero para evitar sangrado anormal. En analogía con el mar, este empieza a recogerse y se inicia la bajada de la marea, con olas por supuesto.

 

Graciela & Rodrigo

partonaturalpanama.com

Vale la pena batallar por esto!

http://www.lanacion.com.ar/1900878-tomar-las-riendas-del-parto

Se avanza en Panamá!

image
image

Artificial Oxytocin

http://onlinelibrary.wiley.com/doi/10.1111/1471-0528.13571/abstract;jsessionid=4F04BED8BC88C286BEA8F1FD4E90F8F9.f03t03#.ViFP-a7WpBA.facebook

Parto Normal Después de una Cesárea .

image

Parto normal después de cesárea anterior.

Vamos a intentar analizar en detalle los principales eventos que se producen durante el parto vaginal después de una o dos cesáreas.

Lo primero que debemos señalar es que por supuesto es perfectamente posible. Es no sólo posible, sino además, la mayor de las veces, exitoso.

Cuando una mujer se embaraza, ni bien se entera de su nueva condición , se ve envuelta en una verdadera avalancha hormonal. Rápidamente se instalan en su cuerpo, las hormonas de la maternidad, en especial la Oxitocina. Esta hormona, es la del amor, la de la socialización, de la empatía, la de la protección a su cría, es decir a ese individuo que rápidamente se desarrolla dentro de su cuerpo . La futura madre desea lo mejor para ese nuevo ser. Desea demostrarle desde el inicio, quien es ella, cuanto lo ama. Se compromete con él a realizar los más grandes sacrificios para que crezca sano en su vientre, para alimentarlo y educarlo cuando llegue al mundo. Se plantea una y mil veces, como lo va a alimentar. Sueña con darle pecho. Sueña con parirlo a como dé lugar para poder demostrarle de manera palpable quién es ella.

Las mujeres son muy fuertes. Son muy valientes. Están acostumbradas desde temprana edad a un sin número de desafíos. Se imaginan que algún día cargarán dentro de su vientre a un bebé . Ven mujeres embarazadas a su alrededor todo el tiempo . Conocen desde muy temprano en qué consiste ver sangre que emana de su cuerpo. Nada de eso las intimida.

El temor se instala desde el inicio del embarazo no en relación a ella. Es particularmente vulnerable en un solo aspecto : su cría .

No es casual, que al final del embarazo, cuando el parto se acerca, en las semanas en que los niveles de Oxitocina se encuentran sumamente elevados, para preparar su útero para el trabajo de parto, que los temores en relación a su cría son aún más intensos.

Es precisamente allí, en esa etapa, en la cual con frecuencia se les atemoriza fácilmente con noticias como la siguiente: el bebé tiene el cordón umbilical alrededor del cuello. Tú bebé tiene poco líquido. La placenta está calcificada. Tú embarazo se pasó de la fecha…

Cualquiera de esos argumentos disparan enormes cantidades de Adrenalina, conocida como la hormona de estrés . Dicha hormona, bloquea la Oxitocina y por lo tanto, bloquea el normal desenvolvimiento del proceso del parto. Dicho en otras palabras la madre tiene todo en contra . Sus posibilidades para un parto exitoso se ven enormemente disminuidas.

Si finalmente ese embarazo culmina con una operación cesárea su frustración es inmensa. “No pude”, “no lo logré”… Tiene mucho más dificultades para la lactancia materna exitosa. Tiene mucho más posibilidades de deprimirse las semanas y meses que siguen luego de la cirugía . Es llamativo como su autoestima se ve profundamente afectada.

Tiempo después se embaraza nuevamente y comienza a averiguar cómo hacer para esta vez parir a su bebé , tener un parto normal. El desafío para el equipo que le dará apoyo en ese intento es marcadamente mayor.

Las posibilidades de un parto natural exitoso, luego de una cesárea van a tener directa relación con las circunstancias que motivaron la primera cirugía . Por ejemplo, si durante embarazo anterior el trabajo de parto se inició espontáneamente y alcanzó avanzada dilatación del cuello del útero, digamos de 8-9 centímetros , las posibilidades de un parto vaginal exitoso son enormes. Si la madre tuvo un parto normal, luego una cesárea y se embaraza por tercera vez, su posibilidades de parir naturalmente son muy grandes. Cada parto deja una huella, una impronta, una marca en la biología del cuerpo de esa mujer, que jugará un rol determinante si se embaraza nuevamente.

Si ni siquiera le permitieron “intentar” y le raealizaron una cesárea , el desafío para el equipo que le dará apoyo en el siguiente embarazo es sin duda mucho mayor.

Los pasos claves para un parto vaginal exitoso luego de una o dos cesáreas previas se pueden enumerar de la siguiente manera:

1. Darle TODO el apoyo para demostrarle que es capaz.
2. Esperar pacientemente que el parto se inicie espontáneamente
3. Evitar al máximo el uso de medicamentos durante la labor de parto.
4. Permitirle los cambios de posición de su cuerpo que desee durante el trabajo de parto y durante el nacimiento de su bebé.
5. Permitirle que la acompañe algún familiar, de una Doula y que coma e ingiera líquidos si lo desea.
6. Crear un ambiente silencioso y con luz tenue en la sala de labor.

La labor de parto en una mujer con cesárea anterior es de bajo riesgo, como lo es su embarazo.

La llamada “catastrófica rotura uterina” no existe. Esa entidad , es decir la rotura del útero se producía en la obstetricia antigua. En épocas en que la operación cesárea era tremendamente riesgosa y amenazaba la vida se las mujeres en un alto porcentaje. Las madres a veces estaban días y semanas en trabajo de parto y el útero exhausto sencillamente se rompía, estallaba. En el caso de una labor de parto con cesárea anterior, el riesgo consiste en las separación de los bordes de la cicatriz anterior. Ese evento se da en el 0.5% de los casos y tiene las siguientes características : no duele, no sangra.

Lo que ocurre es que la labor de parto se detiene. No avanza, porque las fibras musculares del útero se han interrumpido,pierde la coordinación en las contracciones y ellas se vuelven ineficientes. El parto se detiene. En esos casos se repite la operación cesárea .

Una vigilancia cuidadosa y serena, detecta con absoluta facilidad ese evento, por lo demás sumamente raro.

El parto en una mujer con cesárea anterior evoluciona como cualquier parto. No es necesario tener un Monitor Fetal atado de manera constante en su vientre. La monitorización se realiza como en todos los partos de bajo riesgo: cuidadosamente y de manera intermitente.

No es necesario tener una vecoclisis el el brazo de la madre. Mientras más libre se sienta, estará más relajada y el trabajo de parto fluirá armónicamente.

El recurso del agua tibia y masajes es de gran ayuda. El uso de la tina o la piscina es sumamente útil y beneficioso. Se puede usar una suave y cuidadosa anestesia epidural si se requiere.

Los exámenes vaginales se deben realizar esporádicamente y de manera respetuosa y cuidadosa.

Por supuesto que no es necesario realizar ningún tipo de corte o episiotomia.

El cordón umbilical se corta cuando deja de latir y se espera pacientemente que la placenta nazca espontáneamente sin ningún tipo de maniobra. Claro está que el recién nacido no será separado de ella en ningún momento durante las primeras horas de vida y permanecerá apoyado a su cuerpo en contacto piel con piel. De manera fácil encuentra el seno de su madre e inicia la lactancia materna asegurando de esa manera el adecuado vínculo y una excelente retracción del útero.

El nacimiento de un hijo es una oportunidad de crecimiento emocional y espiritual de un valor incalculable para la madre y su familia.

Cuando una madre con una o dos cesáreas anteriores logra un parto vaginal exitoso se empodera y logra una satisfacción y seguridad infinitas.Su autoestima se eleva enormemente, su sensación de haberlo logrado le permitirá enfrentar de manera mucho más segura la educación de sus hijos.

Debemos finalmente señalar de manera enfática que con el apoyo adecuado la inmensa mayoría de las mujeres que tuvieron cesáreas anteriores logran tener un hermoso parto natural.

partonaturalpanama.com

image

Juliana y Douglas.

Habitualmente ponemos en la entrada el nombre de la madre. En este nacimiento agregamos el nombre de Douglas, el esposo de Juliana.

Es que con Douglas conformamos un equipo de trabajo para acompañar a Juliana desde el inicio del embarazo. Por suerte más tarde se nos sumó Emilia, Doula de gran experiencia para ayudarnos, a Douglas y a mi.

Es que Juliana necesita de varias personas a su alrededor para que siga adelante. Es latina de cuerpo y alma. Venezolana. Hermosa. Llena, llenísima de energía!

El día del nacimiento de su hermosa hija, recibí todos los detalles de las contracciones y demás por parte de Douglas. En un momento me escribió : ” mi hija viene en camino”.

Media hora más tarde, estábamos en su casa.

Un parto hermoso. Alucinante. Juliana lo hizo todo, pero todo, maravillosamente bien. Douglas, atento y cariñoso con ella. Emilia perfecta.

Graciela y yo impresionados y felices.

Juliana y Douglas son venezolanos. Al terminar todo, las abuelas que vinieron desde Venezuela al nacimiento de su nieta, nos brindaron unas arepas increíbles!

Felicitaciones familia bella!

Graciela y Rodrigo.

image

image

Microbioma

http://www.indiegogo.com/projects/microbirth

Priscilla y su clase de Biología

Priscilla .

Durante el mes de enero, recibimos una visita fabulosa.: Priscilla Kramer.

Priscila es una joven Midwife, una joven partera norteamericana que estudió y trabaja en el Estado de La Florida, Estados Unidos .

Sensible, inteligente, muy hábil y muy bien preparada. Ha realizado numerosos partos en piscina y en casa así como en un centro de partos en su país.

Junto a ella hemos podido atender algunos partos en el Hospital del Seguro Social, que han sido a maravillosos y han producido un gran impacto en el personal de la sala, médicos, enfermeras, auxiliares… Las más felices fueron las madres que tuvieron el privilegio de ser acompañadas por Priscilla y vivieron un nacimiento suave.

En las siguientes entradas de nuestro blog, continuaremos compartiendo con ustedes la enriquecedora experiencia que hemos tenido junto a ella.

Hoy por ejemplo, voy a relatar una de estas vivencias,

Hace unos días nació Mason, el tercer hijo de Sheila. Junto a Graciela la acompañamos en el nacimiento de todos sus hijos: José, Ría, y ahora Mason.

Este último también ocurrió en piscina y en casa como el de Ría .

Fue un nacimiento hermoso y suave como los anteriores.

Los hijos de Sheila estuvieron junto a su padre Joe durante la labor de parto. Llegaron minutos después del nacimiento de Mason.

Con asombrosa naturalidad se acercaron a su madre y a su nuevo hermano. Allí solo había paz y alegría.

Luego de producido el alumbramiento de la placenta, Priscilla se las arregló para responder las preguntas de José que pedía se le explicara como funcionaba ese órgano tan importante que es la placenta humana y mamífera .

Con todo detalle Priscilla les mostró todo. Los vasos sanguíneos , el cordón umbilical, los cotiledones, las membranas ovulares…

Fue una inolvidable clase de Biología para los hijos de Sheila y Joe.

Cuando vivo esas experiencias siento cuanto nos falta todavía en Panamá para comprender cosas tan simples y trascendentes como lo es el nacimiento del ser humano.

Desde esta publicación decimos: gracias Priscilla por tu sensibilidad, tus enseñanzas, que no olvidaremos jamás !

Dr. Rodrigo Aybar
Dra. Graciela A. de Aybar

En clase

En clase

Los alumnos

Los alumnos

image

La semilla está sembrada.

Poco a poco vamos avanzando en Panamá.

Cada día, las madres y futuras madres, llaman a los hospitales preguntando si tienen la opción de tener un parto en agua, si le permiten estar con su bebé todo el tiempo en contacto íntimo sin ninguna interrupción ni interferencia!

El los consultorios médicos piden que le permitan tener un parto normal, sin apresuramientos, con la persona que ella elija estar durante todo el proceso del nacimiento.

Adjuntamos dos vínculos de la red en los cuales se aprecia como este proceso es universal, involucra a las mujeres de todo el mundo.

En Argentina un grupo de actores y actrices de cine y de teatro han decidido dar su aporte :

El Ministerio de Salud de España ha dado desde hace años un paso trascendental estableciendo los parámetros del Plan de Parto de cada mujer.

Haga click por favor en Plan de Parto y Nacimiento :

http://www.msssi.gob.es/organizacion/sns/planCalidadSNS/e02_t04.htm

Esto es lo parte de lo que nosotros proponemos .

Dra. Graciela A. de Aybar
Dr. Rodrigo Aybar

La Oxitocina (Pitocina) y el Autismo.

Uno de los aspectos más importantes del nacimiento del ser humano, es el respeto profundo a la sabiduría de la naturaleza. Lo hace todo bien y cuando se “equivoca” es para hacer las cosas aún mejor.

La Oxitocina endógena , es decir la que la madre produce en estructuras basales del cerebro, entra al torrente sanguíneo de manera pulsátil: es decir, no en forma continúa sino a través de pulsos o pulsaciones que se van produciendo según las necesidades. El descubrimiento de su estructura bioquímica, así como el de la hormona antiduirética muy cercana en su estructura y que funciona a la par, significó el Premio Nobel de Medicina en 1955 a Du Vigneaud. Se le conoce como la hormona del amor.

Durante el embarazo, el trabajo de parto, el alumbramiento y la lactancia el organismo de la madre la sintetiza en grandes cantidades y por supuesto juega un rol decisivo en dichos procesos.
El Niño recibe el impacto de dicha hormona, lo que le permite iniciar la socialización a través del apego y el vínculo con su madre de manera óptima.

Hoy en día es rutinario el uso de el Syntocinon, es decir la variante farmacológica de la Oxitocina natural. Es tan común que en Panamá se utiliza prácticamente en todos los partos, a veces durante 10-20 horas o más . Esta realidad representa varios inconvenientes y riesgos: entra al torrente sanguíneo de manera continua y no pulsátil. Ocupa los receptores de la Oxitocina de la madre, impidiendo que esta actúe, es decir reemplaza su función y efecto. Produce una hiperestimulación del útero, sin pausa ni descanso, tan necesario para la madre y su hijo. Produce intensificación de las molestias del parto. Mantiene a la madre “atada” a una vía endovenosa…

Todo el resto de la acción de la hormona del amor, que implica el sentimiento maternal y el vínculo madre-hijo, no se manifiesta.

En los últimos años se ha venido constatando en el mundo el aumento sostenido del Autismo en los niños. El autismo es precisamente una terrible expresión de ausencia de la capacidad de socializar, de comunicarse con los demás.

Es creciente el número de estudios científicos que señalan la relación directa entre el uso de la Oxitocina sintética y el Autismo.

El último de ellos es el que adjuntamos, dado a que su dimensión y conclusiones son significativas.

Por nuestra parte continuaremos con el respeto profundo a la naturaleza, a la sabiduría de la madre y de su hijo que les permitirá un vínculo eterno impregnado de amor y que será decisivo para toda la vida.

Dr. Rodrigo Aybar
Dra. Graciela A. de Aybar

JAMA Pediatrics
Original Investigation | August 12, 2013
Association of Autism With Induced or Augmented Childbirth in North Carolina Birth Record (1990-1998) and Education Research (1997-2007) Databases ONLINE FIRST
Simon G. Gregory, PhD1,2; Rebecca Anthopolos, MA3; Claire E. Osgood, BS4; Chad A. Grotegut, MD5; Marie Lynn Miranda, PhD3,6

20130816-092709.jpg