Archivo de la categoría: NOVEDADES

Imagen

La vida después de una cesárea. Parte 2.

Trataremos de continuar compartiendo con ustedes estas reflexiones que provienen de nuestra experiencia acompañando durante toda nuestra vida profesional a madres con una cesárea previa durante el parto normal de su segundo bebé.

La sensación de «fracaso», de culpa, de inmensa frustración que vive en el alma de cualquier mujer a la cual se le practicó una operación cesárea durante su primer embarazo, es verdaderamente indescriptible con palabras, inmensamente intima de  enormes repercusiones en su autoestima y calidad de vida a largo plazo. Sólo aquella a quien se le practicó una cesárea por razones claras y obvias que ella entiende bien, convive con esa sensación de fracaso personal de manera menos intensa,.

Debemos enfatizar que lamentablemente ese es un grupo pequeño. La inmensa mayoría de ellas siente claramente la sensación de engaño, de falsos argumentos que «indicaron» la necesidad de realizarla en su primer embarazo.

Hemos aprendido que esa terrible huella psicológica y física la acompaña hasta el único y mismísimo momento en el cual tiene a su bebé en brazos, solo segundos después de haber tenido un parto normal. Allí cura para siempre ese recuerdo frustrante y crece personalmente como ser humano. Es esa la razón principal para entender que el esfuerzo vale la pena.

Estas son algunas de sus inquietudes mas frecuentes:

¿Es posible tener un parto normal después de una cesárea?.

¿Cuanto tiempo debo esperar después de la cesárea para tener un parto natural?.¿Que posibilidades tengo de que resulte?

¿Es peligroso?.

¿Que debo hacer? ¿Como puedo yo ayudar a lograr mi deseo?.

¿Se me va a «romper» el útero?.

¿Va a funcionar mi matriz, teniendo en cuenta que la primera vez «no funcionó»?.

¿Donde lo puedo hacer?. ¿Quien me puede ayudar?. ¿Que dirá mi esposo?. ¿Mi familia?. ¿Es una locura mía? ¿Es peligroso para mi bebé?…

La lista es verdaderamente interminable!

La respuesta a la primera pregunta es clara: Las Normas y Guías del Ministerio de Salud de Panamá, establecen claramente que a una mujer con una cesárea previa, se le debe ofrecer la posibilidad de tener un parto normal, es decir vaginal, eutócico. Así también lo establece la Organización Mundial de la Salud de la Organización de Naciones Unidas. Esta realidad es habitual en los países desarrollados. La triste realidad en nuestro país es que los hospitales públicos y privados no cumplen dicha normativa.

A la segunda inquietud, como lo establecen las normas, puede haber un parto normal seguro 18 meses después de la fecha de la cesárea.
Una madre con cesárea anterior y sin ningún parto normal previo tiene un 75% de posibilidades de tener un parto exitoso. Una madre con uno o mas partos anteriores, además del nacimiento pos cesárea de uno de sus hijos, tiene mas del 95% de posibilidades de culminar exitósamente a través de un parto natural.

A la tercera pregunta respondemos que no existe ningún evento de la vida que no tenga riesgos. Lo que es categórico es que en los mejores centros hospitalarios y de maternidad del mundo, las posibilidades de tener problemas de salud y riesgos a la salud de la madre y/o en niño, es cuatro a cinco veces mas elevado durante una cesárea que en un parto natural. Los riesgos de hemorragias , infecciones, complicaciones quirúrgicas y anestésicas son mucho mas elevados durante y después de una cesárea que durante y después de un parto normal.

Nosotros pensamos que una mujer tiene todo el derecho a expresar sus deseos y anhelos durante su embarazo y la forma, lugar y como va a dar a luz su próximo bebé. En realidad merece todo el apoyo que se le pueda ofrecer en para lograr sus deseos. Lamentablemente lo que sucede habitualmente, es que le dicen que si se puede tener un parto normal después de una cesárea y luego en el transcurso de su control prenatal comienzan a atemorizarla con diferentes «nuevos riesgos» que aparecen en especial las últimas semanas de su embarazo, que impiden que se cumpla su deseo. Es muy común que le señalen por ejemplo que su bebé tiene «poco liquido», que el cordón umbilical esta enrollado en el cuello del bebé, que es «corto», que la placenta está «calcificada»…

¿Que debo hacer? Informarse! Pedirle al médico y al hospital donde va a dar a luz, cual es el porcentaje de cesáreas que tiene dicho médico, dicho hospital. Realizar un plan de parto manifestando por escrito sus deseos y entregarlos al médico, la enfermera y al hospital donde va a dar a luz. Las guías nacionales de nuestro país tienen el formulario adecuado del Plan de Parto que la futura madre puede completar.

¿Se me va a «romper» el útero?

Por supuesto que NO. En la historia de la medicina esta registrado el evento de la rotura uterina durante el parto. Por supuesto que era una catástrofe. Ello ocurría cuando la cesárea era prácticamente incompatible con la vida de la madre y se realizaba una cesárea para traer vivo al bebé al mundo. No había antibióticos, anestésicos, higiene adecuado, etc.

La única posibilidad que existe durante un parto normal después de una cesárea es que ocurra una dehiscencia, es decir una separación de la cicatriz anterior. Ese evento es sumamente raro y se presenta en al 0.01% de los partos normales en mujeres con una cesárea anterior. No produce hemorragia ni dolor. Lo único que sucede en ese rarísimo evento es que se altera la dinámica de las contracciones regulares y rítmicas del trabajo de parto y virtualmente de vicia el proceso y el parto se detiene. Se repite la cesárea en ese caso y nada mas. Ese evento es reiteramos, muy raro y fácilmente detectable durante el parto.

Lo mas difícil y el desafío principal durante el embarazo y el parto de una madre con cesárea anterior es ayudar a empoderar a la embarazada y permitirle responder con hechos, que su útero si funciona! si dilata! su cuerpo si esta perfectamente preparado para cumplir esa función básica para lo que fue diseñado que es PARIR! No existen úteros que no funcionan! Ese argumento es tan absurdo, como decir que un corazón no late, no logra latir!!!.

Graciela & Rodrigo

partonaturalpanama.com

Mary. Parto normal después de cesárea.

 

Recibimos este testimonio de Mary Mary Montemayor Gratacós que deseamos compartir con ustedes:

«Hoy hace un año aproximadamente a las 12 media noche sali rumbo a la casa de Sucel Gonzalez. A esas horas comence a sentir las primeras contracciones que para mi eran la primera experiencia a pesar de estar esperando a mi segundo bebe. Con nuestro primer hijo no habia sentido esos dolores pues el habia nacido por cesarea un mes antes de la fecha probable de parto.

Con mi primer embarazo hubo muchas cosas que no me quedaron muy claras con respecto a la forma en la que sucedieron las cosas , razon por la cual al quedar embarazada de mi segunda hija decidimos informarnos mas. Podia tener una bebe en parto natural despues de una cesarea? Las ventajas de un parto natural son muchas mas sobre un parto de cesarea. Y alli fue donde conocimos al Dr. Rodrigo Aybar El nos explico muchas dudas que teniamos sobre parir despues de una cesarea . Ventajas fisicas y emocionales de parto natural. Asi fue como Alejandro y yo decidimos traer al mundo a Mary Alejandra de la manera mas natural posible. El siguiente dilema era el lugar. Alejandro no queria que fuera en nuestra casa por lo alejado de los hospitales en caso de emergencia y por el trafico. Asi q decidimos hacerlo en casa de una amiga que ya habia pasado por la experiencia , y donde podia sentirme con mas confianza y relajada en ese momento . A eso de las 2 am llegamos a interrumpirle el sueño a Sucel, despues de pasar por el HNacional donde me habian hecho un monitoreo que indicaba que ya estaba en labor de parto. Las siguientes horas fueron las horas mas agotadoras de mi vida. Con la ayuda de mi esposo y de Sucel fueron pasando las horas hasta eso de las 9 am que llego el doctor con su esposa y empezaron a armar la piscina. A esas alturas habia dilatado 8 cm. Entre gritos, chistes y bromas nacio Mary Alejandra en la calidez de un hogar, como se hacia tiempo antes. No me la quitaron para bañarla. No le cortaron el cordon de una vez y me la pusieron junto a mi en todo momento, el lugar mas seguro donde se puede sentir un bebe que apenas comienza a conocer este mundo.

Hoy quiero agradecer a Dios primeramente por darme esta nueva bendicion y por ayudarme a llegar donde llegue , a mi esposo por estar alli apoyandome siempre, a Sucel por ser la mejor Doula del mundo , al Doctor Aybar y su esposa por darme el animo y la informacion necesaria para poder hacer esta vez las cosas de mejor manera y al Dr. Alberto Heart por sus tan atinados consejos.»

 

La vida después de una cesárea. Parte 1.

 

Poco a poco hemos ido aprendiendo de las mujeres, de sus almas, de sus sabidurías e instintos, de su insospechada generosidad y entrega y por sobre todo del amor que irradian por todos los rincones. Hemos podido aprender ademas de los esposos, de las familias. Hemos acompañado a mas de 350 madres durante la llegada de sus hijos, en sus hogares, en sus ambientes, intentando no interferir y respetar  profundamente su intimidad y espacio.

No ha sido fácil. Para nada! Hemos tenido que realizar un verdadero re aprendizaje. Hemos debido  hacer un inmenso ejercicio de humildad. Para nosotros como médicos, que recibimos una educación rígida y muy autoritaria, no ha sido nada fácil realizar ese ejercicio de humildad.

Aprendemos cada día, con cada embarazo, con cada nacimiento. Lo único que podemos decirles a esas madres y sus familias es GRACIAS!

Uno de los aspectos mas desafiantes ha sido tratar de entender el mundo interior, las emociones, las sensaciones de una mujer que desea tener un parto normal y que tiene una cesárea previa.

Es acaso el miedo de ella a que le suceda algo a su útero?

Es acaso en temor al dolor de las contracciones del parto?

Es acaso el miedo a que su cuerpo «no sirve», a que su matriz «no dilata»?

Vamos a tratar de explicar con palabras lo que verdaderamente sucede en el alma de esa mujer. Al fin de cuentas de esas mas de 350 mujeres que hemos acompañado en sus hogares, mas de 40 han sido madres con cesárea anterior. Creemos que esas vivencias nos autorizan a dar nuestra opinión.

La historia comienza mas o menos así :

Cuando una mujer se entera que está embarazada se estrella con la vida, con el mundo de manera muy intensa e imprevista. Aparecen como fantasmas multiples emociones encontradas y nuevas, que nunca había imaginado como son. Por un lado recibe un impulso de vida increíble. Vaya! soy fértil ! puedo ser mamá! es una energía hacia adelante de enorme intensidad. Acto seguido surgen súbitamente emociones extrañas. «lo tendré?¨. «puedo?¨¨podremos?¨, le cuento a mi pareja?, a mi mamá?….Sin duda la confusión de esas primeras semanas es inmensa. Es importante entender que le ocurren con mayor menor intensidad a todas las mujeres, independientemente de la edad, nivel cultural, económico y educativo. Son dos energías contrapuestas. Una hacia adelante  y la otra un freno emocional.

Por fin acepta su nueva condición , no sin sentirse fisicamente ademas muy extraña, ya que mientras esos primeros  días y semanas pasan las sensaciones hormonales, digestivas , emocionales, cardiovasculares son indescriptibles y sumamente diferentes a cualquier experiencia previa. Luego que socializan la noticia, todo el mundo se alegra, se emociona y ella como decimos en buen español, se siente pésimo!, fatal! .

Una vez incorpora de lleno su nueva realidad, se revela su personalidad, su carácter , su coraje.

Ella se dice: Mi hijo o mi hija va a ser mejor que yo! va a ser mas inteligente que yo! le voy a dar una educación mucho mejor que la mía. Va a ser mas bello y alto que yo!

Acto seguido incorpora dos elementos claves mas: «Lo voy a parir», ¨le voy a demostrar que soy capaz de hacer todos los sacrificios inimaginables para que sepa quien soy yo, como soy yo, cuanto lo deseo y lo amo»  Agrega ademas un segundo elemento clave: «Le voy a dar pecho», mi leche.

Nuestras madres cumplen a cabalidad la parte que les corresponde a ellas para llevar su embarazo a término, se preparan lo mejor que puedan para parirlo, controlan su embarazo con un celo y responsabilidad inmensos.

Es terriblemente cierto: Reciben muy poco apoyo genuino y sincero de parte del sistema de salud, de los hospitales, de los médicos para poder cumplir con sus sueños y deseos. Sin embargo continúan , ven videos, publicaciones en las redes sociales, se informan con alguna abuela o amiga…. Hacen esfuerzos económicos enormes para ofrecerle a su bebé todo lo mejor que puedan darle .

Que ocurre al final de la historia lamentablemente : La mayoría de sus amigas, sus vecinas terminaron en cesárea y no pudieron dar pecho. Le hacen incontables (sin ningún sentido ademas) ultrasonidos y laboratorios. Las examinan en la etapa final del embarazo con frecuentes molestos exámenes vaginales. Finalmente el médico le plantea: «Tu bebé tiene el cordón umbilical apretado al cuello». «La placenta esta vieja, tiene calcificaciones»  ¨El líquido amniótico está disminuido, tiene poco liquido.» «Tu pelvis es estrecha».   ¨Vamos a tener que hacer una inducción, llegaste a la fecha de parto y tu útero no dilata». » El monitoreo no resultó bien, tu bebé esta en sufrimiento fetal».

De la noche a la mañana todo el mundo imaginario de ella, todos sus planes se derrumban. Lo acepta todo. No desea bajo ninguna circunstancia que le suceda «algo» a su bebé. Se rinde, se entrega.

La vulnerabilidad de una mujer durante el embarazo radica precisamente allí .

La futura madre es muy valiente y esta dispuesta a todo. Sin embargo es terriblemente vulnerable en relación a su bebé .»Nada le puede pasar a mi bebé». La convencen con relativa facilidad para hacer una inducción al parto. La convencen para hospitalizarla, ponerle oxitocina artificial para «apurar» el parto.

Le rompen las membranas con muy poca dilatación para «ayudarla» a parir.

Como termina todo? por supuesto mal. Termina en cesárea la inmensa mayoría de las veces. Es separada de su bebé las primeras horas o días, No le sale leche, tiene dolor, es decir le será muy difícil darle pecho  a su bebé…

Finalmente regresa a casa, Tiene que contar su historia a sus amigas, familiares, vecinos… Que me pasó? : Mi útero no dilataba, el bebé tenia un ¨cordoncito¨, mis senos no producen leche.

Todo ese mundo se derrumbó y yo fallé. mi cuerpo no respondió , no sirvo para dar a luz.

Pues bien : Allí está lo mas difícil , el desafío mas grande que tenemos cuando acompañamos a una madre durante el parto normal después de una cesárea, ( PVDC) ( VBAC en ingles).

Ayudarle a que se empodere durante el siguiente embarazo, a que entienda que nada de eso es cierto.  A que entienda que su útero, su cuerpo esta diseñado a la perfección para parir, a que sus senos funcionan siempre cuando se respeta la hora sagrada después del parto con el bebé en contacto con su piel. Ese y no otro es el principal desafío. 

En la siguiente entrada trataremos de explicar el porque su cuerpo responde siempre y no existen ¨úteros que no dilatan¨ ! y ¨senos que no producen leche!

 

Graciela & Rodrigo

partonaturalpanama.com

 

Dos mundos distintos.

 

Solo necesitamos ver la inmensa diferencia en estos dos nacimientos.

El de la izquierda, el recién nacido está completamente solo, el cordón umbilical está cortado , tiene una intensa luz frente a su rostro y a su madre la están suturando sola y sin ni tan siquiera ver a su bebé.

En la otra imagen, el parto ha sido en el hogar de la madre en EEUU, el recién nacido está en contacto directo con el cuerpo y la piel de su madre. El cordón umbilical continúa latiendo y por supuesto conectado aun con el cuerpo de su madre.

QUE DIFERENCIA!

partonaturalpanama.com

Cordón umbilical intacto hasta que deja de latir.

En nuestra cultura se acostumbra a decir y esperar que todo niño que nace debe comenzar a llorar inmediatamente. Si no llora, algo le sucede, está en algún «problema».

Mas aún, todavía aparece en las películas y se sigue realizando en muchos hospitales, la necesaria «palmadita» para que llore «fuerte».

Los dos conceptos son por supuesto, completamente errados.

Vamos a tratar de explicar el porque.

Cuando el bebé nace, es decir cuando termina de salir su cuerpo del canal del parto de su madre, el tórax del recién nacido se expande por primera vez.

Recordemos que en la vida fetal, sus pulmones están colapsados y virtualmente inundados de líquido. Con la primera respiración del aire abierto, expande sus pulmones por primera vez en su vida y comienza el denominado Proceso de Adaptación a la Vida Extrauterina. En biología la palabra proceso implica un evento que va a necesitar un determinado espacio de tiempo para poder completarse.

En esos primeros minutos de vida, se producen importantes y decisivos cambios hemodinámicos (circulatorios) y respiratorios en el recién nacido que constituyen uno de los cambios mas intensos de la vida de cualquier ser humano, en un período de tiempo bastante breve. Al fin de cuentas, cambia completamente la dirección del flujo de sangre en el corazón del recién nacido pasando del denominado sistema de circulación derecha al sistema izquierdo . Los pulmones se expanden y comienzan a formar parte del nuevo sistema hemodinámico y respiratorio.

¿Cuanto tiempo toma, demora ese proceso de adaptación a la vida extrauterina?.

Es muy variable. Necesitará varios días en completarse. El inicio será único y diferente en cada recién nacido. Va a fluctuar durante 3-5 minutos   en ocaciones  15-20 minutos luego del nacimiento.

Durante ese lapso de tiempo, mientras el cordón umbilical permanece latiendo con gran intensidad, el recién nacido respira por dos vías:

La primera, sus propios pulmones que poco a poco se van expandiendo permitiendo con ello la abertura completa de los alveólos y la absorción del liquido pulmonar que virtualmente «tapaba» sus pulmones. El bebé , tose , respira, traga, se mueve.

La segunda vía respiratoria esta representada por el oxígeno de la circulación de su madre. Es decir, la sangre del cordón umbilical  esta llena de oxigeno que aun le envía su madre y le permite también al bebé respirar por esa vía, durante esos primeros minutos.

Y mas aun:

El nacimiento representa un enorme estrés para el recién nacido. El estrés consume una enorme cantidad de energía. El bebé ve luces que aun no conocía, siente mas intensamente los sonidos, cambios bastante intensos de temperatura del ambiente donde nació, estira su cuerpo por primera vez al liberarse de la posición fetal que permaneció casi intacta durante los últimos meses de embarazo, siente olores diferentes. Repito, el estrés y las nuevas sensaciones consumen una enorme cantidad de energía.

Pues bien, la sangre de su madre, a través de esos minutos durante los cuales la placenta sigue funcionando le envía a través del cordón umbilical, además del oxígeno,  la molécula de glucosa, es decir la energía que su madre le entrega para que se alimente de ella y se adapte mucho mejor a esta nueva realidad.

Recibe ademas la hormona Oxitocina, lo que le permite virtualmente encantarse, enamorarse de su voz, sus caricias, su olor y finalmente su mirada. La Oxitocina es la hormona del amor y de la socialización de los mamíferos.

¿Que cantidad de sangre recibe el bebé mientras la placenta le continua conectada y como prueba de ello, el cordón umbilical sigue latiendo?

Pues bien, desde hace mucho ya se sabe y se ha podido medir, el volumen total de sangre que la placenta le envía al bebé durante esos minutos sagrados: representan el 33% ! del volumen total de sangre que circula dentro del recién nacido.

Ya se sabe por ejemplo, que la sangre de la placenta, le aporta al bebé mucho hierro que va en la molécula de hemoglobina y por lo tanto, el bebé no desarrollará la llamada «anemia» del sexto mes.

El recién nacido no tendrá niveles bajos de glicemia y no tendrá hipoglicemia por cuanto en esa transfusión recibió una importante cantidad de glucosa que su madre le entregó.

Con todas estas evidencias tan elementales y categóricas: ¿Que lógica, que sentido tiene cortar el cordón umbilical inmediatamente ? ¿Cortarlo al primer minuto? ¿A los dos minutos?:

Ninguna ! En otras palabras es un absurdo total.

¿Que hacemos mientras transcurren esos primeros y únicos minutos de vida?.

En realidad, casi nada:

Observamos permanentemente y a una cierta distancia al nuevo ser. Que hace, como se comporta, cual es su color, como respira, cual es su Score de Apgar al minuto y a los cinco minutos de nacido. Nos dedicamos a apoyar a su madre, a que permanezca cálido. Sumamente importante será por supuesto que permanezca en contacto directo sin ningún paño o ropa entremedio, con la piel de su madre. Si había aire acondicionado o abanicos, deben apagarse. Nos aseguramos que el cordón no esté estirado o apretado. A veces el condón  es mas corto, y entonces nos las ingeniamos para que permanezca a un nivel mas bajo y no se estire demasiado para que la sangre circule libremente.

Siempre y lo hacen ademas los padres ademas con gran destreza, tocamos suavemente el cordón para verificar  la frecuencia e intensidad de su latido. Curiosamente late mucho mas rápido y fuerte los primeros 3-4 minutos de vida.

Así comienza La Primera Hora Sagrada de Vida !.  NADA, absolutamente nada se debe hacer, que interrumpa esos minutos. Por ejemplo: ¿que necesidad existe en aspirar su boca y sus narices con perillas y sondas? Ninguna. ¿Que necesidad existe de pesarlo o medirlo en esos minutos ? Ninguna. Y Por último ¿Que necesidad existe en separarlo de su madre y llevarlo en incubadora a otro sitioNINGUNA NECESIDAD.

Mientras todo eso ocurría, la madre permanece tranquila, libre completamente de exámenes vaginales innecesarios, descansa, las contracciones se apaciguan y en esos 15-20 minutos le entrega esa sangre placentaria a su bebé y la placenta interrumpe la circulación con su cuerpo, se ha vaciado completamente ,el cordón palidece , se hace muy delgado y deja de latir. Allí recién lo cortamos y al rato la madre comienza a sentir algunas contracciones nuevamente que facilitarán la salida tranquila de la placenta con mucho menos sangrado.

 

Graciela & Rodrigo

partonaturalpanama.com

 

La marea y el parto.

Hemos estado compartiendo con ustedes algunos conceptos acerca del trabajo de parto y del nacimiento del bebé, que contribuya a la visualización y comprensión que la futura madre tiene de ese evento.

Cuando hablamos de parto natural, lo hacemos con la intención de observar cuidadosamente como la naturaleza es capaz de producir tal maravilla, con tanta habilidad y precisión.

Podemos realizar una analogía  entre el mar y el parto. Entre la marea y el parto. ¿Porqué?.

En nuestro país tenemos dos océanos muy cerca uno con el otro. A fin de cuentas en tan solo 45 minutos podemos ir del Océano Pacífico al Atlántico, en nuestras costas El Mar Caribe. Cualquiera de nosotros que sale a caminar a la playa, podrá enterarse fácilmente del eterno movimiento del mar y del constante subir y bajar de la marea. Ese cambio en la dimensión de la misma es mucho mas marcado en nuestras costas del pacífico que en el atlántico.

Cuando nos acercamos al mar nos es difícil a veces interpretar si la marea esta subiendo o si esta bajando. Tenemos que observar varios detalles para terminar de entender en que punto estamos en ese momento.

Cuando la marea empieza a subir  (el ciclo completo de cada subida y bajada toma 12 horas), podemos observar que el mar había estado bastante tranquilo y poco a poco el oleaje comienza a aumentar su intensidad. Poco a poco cuando la marea esta subiendo, notamos como las olas se hacen mas intensas y mas frecuentes. Si nos queremos bañar, jugamos con ellas. Algunas nos atrapan algo desprevenidos y si son grandes nos revuelcan a veces hasta la orilla.

Todos los surfistas saben ademas y ellos son brillantes y cuidadosos observadores del mar, que la subida de la marea se va comportando con ciclos. Es decir, a veces se producen muchas, muy seguidas e intensas que virtualmente no dan respiro y luego se detienen por un rato. El mar se tranquiliza, descansa y luego inicia el siguiente ciclo, cada vez un poco mas intenso que el anterior. Luego otra pausa y así sucesivamente.

Después de seis horas de esa dinámica de energía, se produce una pausa bastante duradera, en la cual el mar se tranquiliza. Todo termina, las olas son pequeñas y mucho mas suaves. Comprendemos que ya el ciclo de subida de la marea terminó y al cabo de varios minutos, el mar comienza tranquilamente a recogerse para alcanzar luego de seis horas el descenso completo.

Pues bien: El trabajo de parto es exactamente así. Se comporta con patrones muy similares a ese evento natural.

Una primeriza por ejemplo, demora un buen rato en terminar de entender, que la marea está subiendo, es decir que está comenzando el proceso que llevará al nacimiento de su bebé.

Luego de un tiempo prudencial, se percata claramente que definitivamente comenzó, arrancó como decimos los médicos. Las contracciones comienzan a aparecer de manera rítmica, con un patrón bastante estable, de por ejemplo dos contracciones cada 10 minutos. Las tolera muy bien. No van a aparecer todavía esas largas e intensas, equivalentes en nuestra analogía a aquellas olas intensas que nos revuelcan hasta la orilla y nos deja un buen rato confundidos. Se producen pausas y la madre tiene dudas, como si el parto se hubiese detenido y se encuentra en lo que habitualmente denominan «falsa» labor de parto.

Las contracciones continúan y aumentan considerablemente su intensidad, duración y frecuencia. Comienzan a aparecer contracciones fuertes, que como las olas grandes, dejan a la madre confundida, algo asustada y necesita un tiempo para volver a conectarse con su cuerpo . Siempre, y entiéndase bien, siempre en el proceso natural del parto se van a producir pausas. A veces breves, otras veces mas duraderas. Estas pausas le permiten descansar a ella y sumamente importante, al bebé que aun está en su vientre.

Aquí hacemos un alto para explicar este concepto: El que inicia el parto, ese día o esa noche, es el bebé. Lo hace cuando está listo para iniciar el  ese recorrido de varias horas que lo llevará a cumplir completamente la tarea, su primer trabajo, es decir nacer.

 

Cada contracción del músculo uterino (de la matriz) representa para el bebé un tiempo de 40-50 segundos durante los cuales el recibe desde la placenta muy poca sangre. Al contraerse intensamente las fibras musculares del útero, los vasos sanguíneos que  atraviesan el espesor de su pared se colapsan y el bebé no recibe sangre o muy poca, Por la sangre que va de la madre  a través del útero y la placenta, el bebé recibe dos componentes vitales, el oxígeno y los nutrientes o dicho de otra manera, la molécula de glucosa que circula por la sangre de su madre que le da la  energía . Cada contracción uterina representa para el bebé una hipoxia, evento que lo estresa enormemente liberando catecolaminas (hormonas de estrés ) que le servirán para adaptarse en las primeras horas de vida. Para expandir sus pulmones, respirar aire y mantenerse alerta para iniciar con toda energía la lactancia materna.

Para eso son las pausas que la naturaleza de otorga a las madres, para que ella descanse y recupere energía y para proteger la salud y el bienestar de su futuro hijo (a).

Cuando se interviene sin sentido por parte del personal y del hospital a cargo de acompañar s una madre en labor de parto, se utiliza por ejemplo y de manera completamente abusiva e injustificada, Oxitocina artificial (Pitocin, Syntocinon) a través de una vía endovenosa, que va a «apurar» el parto (cosa que no es cierto) y va a producir, ya no 2-3 contracciones cada 10 minutos, sino 4-5 y todas ellas, sin ninguna pausa ni descanso posible, sumamente intensas, y por ende mucho mas dolorosas y difíciles de sobrellevar. Sin duda aumentan los riesgos para el bebé quien no logra recuperar fuerzas y energía en pausas de contracciones que le son tan importantes.

Las últimas contracciones, los minutos previos al nacimiento del bebé son muy seguidas e intensas formando parte del llamado Reflejo de ejección Materno-Fetal y representan la inminencia inevitable del parto. Esas son las últimas e intensas olas que culminan la subida definitiva de la marea del mar.

Luego del nacimiento del bebé, se produce siempre una pausa. Así mismo la hace el mar. En esa pausa que habitualmente dura 30 minutos, la madre siente casi la desaparición de las contracciones. Todo ha pasado. Ello le permite descansar, relajarse, comunicarse con su bebé, charlar un rato con el, conocerlo con mas detalle y permitirle si el esta listo, acercarse a su seno e iniciar la lactancia materna. Esa pausa le permite a la placenta terminar de vaciarse a través del cordón umbilical aun conectado don su hijo(a). El cordón late con mucha intensidad un buen rato y luego de varios minutos, comienza a disminuir la fuerza y la frecuencia de las palpitaciones del cordón hasta colapsarse completamente y dejar de latir.

Subitamente se inicia la retirada de su cuerpo, de su útero del lo que acaba de ocurrir . Reaparecen las contracciones, que sorprenden a la madre que cumplirán la tarea de lograr la salida de la placenta y la retracción adecuada del útero para evitar sangrado anormal. En analogía con el mar, este empieza a recogerse y se inicia la bajada de la marea, con olas por supuesto.

 

Graciela & Rodrigo

partonaturalpanama.com

Vale la pena batallar por esto!

http://www.lanacion.com.ar/1900878-tomar-las-riendas-del-parto

Se avanza en Panamá!

image
image

Artificial Oxytocin

http://onlinelibrary.wiley.com/doi/10.1111/1471-0528.13571/abstract;jsessionid=4F04BED8BC88C286BEA8F1FD4E90F8F9.f03t03#.ViFP-a7WpBA.facebook

Parto Normal Después de una Cesárea .

image

Parto normal después de cesárea anterior.

Vamos a intentar analizar en detalle los principales eventos que se producen durante el parto vaginal después de una o dos cesáreas.

Lo primero que debemos señalar es que por supuesto es perfectamente posible. Es no sólo posible, sino además, la mayor de las veces, exitoso.

Cuando una mujer se embaraza, ni bien se entera de su nueva condición , se ve envuelta en una verdadera avalancha hormonal. Rápidamente se instalan en su cuerpo, las hormonas de la maternidad, en especial la Oxitocina. Esta hormona, es la del amor, la de la socialización, de la empatía, la de la protección a su cría, es decir a ese individuo que rápidamente se desarrolla dentro de su cuerpo . La futura madre desea lo mejor para ese nuevo ser. Desea demostrarle desde el inicio, quien es ella, cuanto lo ama. Se compromete con él a realizar los más grandes sacrificios para que crezca sano en su vientre, para alimentarlo y educarlo cuando llegue al mundo. Se plantea una y mil veces, como lo va a alimentar. Sueña con darle pecho. Sueña con parirlo a como dé lugar para poder demostrarle de manera palpable quién es ella.

Las mujeres son muy fuertes. Son muy valientes. Están acostumbradas desde temprana edad a un sin número de desafíos. Se imaginan que algún día cargarán dentro de su vientre a un bebé . Ven mujeres embarazadas a su alrededor todo el tiempo . Conocen desde muy temprano en qué consiste ver sangre que emana de su cuerpo. Nada de eso las intimida.

El temor se instala desde el inicio del embarazo no en relación a ella. Es particularmente vulnerable en un solo aspecto : su cría .

No es casual, que al final del embarazo, cuando el parto se acerca, en las semanas en que los niveles de Oxitocina se encuentran sumamente elevados, para preparar su útero para el trabajo de parto, que los temores en relación a su cría son aún más intensos.

Es precisamente allí, en esa etapa, en la cual con frecuencia se les atemoriza fácilmente con noticias como la siguiente: el bebé tiene el cordón umbilical alrededor del cuello. Tú bebé tiene poco líquido. La placenta está calcificada. Tú embarazo se pasó de la fecha…

Cualquiera de esos argumentos disparan enormes cantidades de Adrenalina, conocida como la hormona de estrés . Dicha hormona, bloquea la Oxitocina y por lo tanto, bloquea el normal desenvolvimiento del proceso del parto. Dicho en otras palabras la madre tiene todo en contra . Sus posibilidades para un parto exitoso se ven enormemente disminuidas.

Si finalmente ese embarazo culmina con una operación cesárea su frustración es inmensa. «No pude», «no lo logré»… Tiene mucho más dificultades para la lactancia materna exitosa. Tiene mucho más posibilidades de deprimirse las semanas y meses que siguen luego de la cirugía . Es llamativo como su autoestima se ve profundamente afectada.

Tiempo después se embaraza nuevamente y comienza a averiguar cómo hacer para esta vez parir a su bebé , tener un parto normal. El desafío para el equipo que le dará apoyo en ese intento es marcadamente mayor.

Las posibilidades de un parto natural exitoso, luego de una cesárea van a tener directa relación con las circunstancias que motivaron la primera cirugía . Por ejemplo, si durante embarazo anterior el trabajo de parto se inició espontáneamente y alcanzó avanzada dilatación del cuello del útero, digamos de 8-9 centímetros , las posibilidades de un parto vaginal exitoso son enormes. Si la madre tuvo un parto normal, luego una cesárea y se embaraza por tercera vez, su posibilidades de parir naturalmente son muy grandes. Cada parto deja una huella, una impronta, una marca en la biología del cuerpo de esa mujer, que jugará un rol determinante si se embaraza nuevamente.

Si ni siquiera le permitieron «intentar» y le raealizaron una cesárea , el desafío para el equipo que le dará apoyo en el siguiente embarazo es sin duda mucho mayor.

Los pasos claves para un parto vaginal exitoso luego de una o dos cesáreas previas se pueden enumerar de la siguiente manera:

1. Darle TODO el apoyo para demostrarle que es capaz.
2. Esperar pacientemente que el parto se inicie espontáneamente
3. Evitar al máximo el uso de medicamentos durante la labor de parto.
4. Permitirle los cambios de posición de su cuerpo que desee durante el trabajo de parto y durante el nacimiento de su bebé.
5. Permitirle que la acompañe algún familiar, de una Doula y que coma e ingiera líquidos si lo desea.
6. Crear un ambiente silencioso y con luz tenue en la sala de labor.

La labor de parto en una mujer con cesárea anterior es de bajo riesgo, como lo es su embarazo.

La llamada «catastrófica rotura uterina» no existe. Esa entidad , es decir la rotura del útero se producía en la obstetricia antigua. En épocas en que la operación cesárea era tremendamente riesgosa y amenazaba la vida se las mujeres en un alto porcentaje. Las madres a veces estaban días y semanas en trabajo de parto y el útero exhausto sencillamente se rompía, estallaba. En el caso de una labor de parto con cesárea anterior, el riesgo consiste en las separación de los bordes de la cicatriz anterior. Ese evento se da en el 0.5% de los casos y tiene las siguientes características : no duele, no sangra.

Lo que ocurre es que la labor de parto se detiene. No avanza, porque las fibras musculares del útero se han interrumpido,pierde la coordinación en las contracciones y ellas se vuelven ineficientes. El parto se detiene. En esos casos se repite la operación cesárea .

Una vigilancia cuidadosa y serena, detecta con absoluta facilidad ese evento, por lo demás sumamente raro.

El parto en una mujer con cesárea anterior evoluciona como cualquier parto. No es necesario tener un Monitor Fetal atado de manera constante en su vientre. La monitorización se realiza como en todos los partos de bajo riesgo: cuidadosamente y de manera intermitente.

No es necesario tener una vecoclisis el el brazo de la madre. Mientras más libre se sienta, estará más relajada y el trabajo de parto fluirá armónicamente.

El recurso del agua tibia y masajes es de gran ayuda. El uso de la tina o la piscina es sumamente útil y beneficioso. Se puede usar una suave y cuidadosa anestesia epidural si se requiere.

Los exámenes vaginales se deben realizar esporádicamente y de manera respetuosa y cuidadosa.

Por supuesto que no es necesario realizar ningún tipo de corte o episiotomia.

El cordón umbilical se corta cuando deja de latir y se espera pacientemente que la placenta nazca espontáneamente sin ningún tipo de maniobra. Claro está que el recién nacido no será separado de ella en ningún momento durante las primeras horas de vida y permanecerá apoyado a su cuerpo en contacto piel con piel. De manera fácil encuentra el seno de su madre e inicia la lactancia materna asegurando de esa manera el adecuado vínculo y una excelente retracción del útero.

El nacimiento de un hijo es una oportunidad de crecimiento emocional y espiritual de un valor incalculable para la madre y su familia.

Cuando una madre con una o dos cesáreas anteriores logra un parto vaginal exitoso se empodera y logra una satisfacción y seguridad infinitas.Su autoestima se eleva enormemente, su sensación de haberlo logrado le permitirá enfrentar de manera mucho más segura la educación de sus hijos.

Debemos finalmente señalar de manera enfática que con el apoyo adecuado la inmensa mayoría de las mujeres que tuvieron cesáreas anteriores logran tener un hermoso parto natural.

partonaturalpanama.com

image