Documentación, Enlaces, Experiencias, Parto Hospitalario, Parto Natural, top news, VBAC PVDC, WATER BIRTH, Water Birth
Déjenos sus comentarios

Modelo actual de atención al parto. Historia de un fracaso.

En los últimos 40 años se consolidó el modelo de atención al nacimiento que aún predomina en la mayor parte del mundo. En los países del centro y norte de Europa, en Canadá y en Japón han ocurrido avances y cambios significativos hacia un nuevo enfoque en el acompañamiento al parto.

Decimos un fracaso,  en ese sentido América Latina es un claro exponente, por algunas razones como las siguientes:

a) Elevado e inaceptable índice de la operación cesárea.  b) Alta incidencia de prematuros c) Alta incidencia de infecciones perinatales. d) Elevado índice de hemorragias en la cesárea a repetición, por ejemplo, con la frecuente incidencia de placenta ácreta o pércreta. e) Elevada incidencia de separación del recién nacido de su madre durante sus primeras horas de vida f)Elevado índice de intervenciones medicamentosas, restricciones, aparatos conectados al cuerpo, durante la atención del parto normal. g) Aumento significativo del sangrado post parto. h) Utilización elevada del uso de antibióticos durante la atención al nacimiento. i) Bajo índice de lactancia materna exclusiva. j) Aumento significativo de las alergias, asma bronquial y obesidad en los niños, como resultado de dichas intervenciones. k) Bajo porcentaje de satisfacción de la madre en el nacimiento de sus hijos. l) Elevada incidencia de abuso y maltrato a la mujer durante el nacimiento de sus hijos.

A este listado de resultados adversos de actual modelo que rige en Latinoamérica se pueden agregar muchos mas.

Las Naciones Unidas y los organismos internacionales desde hace algunos años tomó conciencia de la envergadura del problema.

Realizó dos pasos significativos.

1-   Enfoque basado en los derechos humanos del maltrato y la violencia contra la mujer en los servicios de salud reproductiva, con especial hincapié en la atención del parto y la violencia obstétrica. Informe de la Relatora Especial sobre la violencia contra la mujer, sus causas y consecuencias acerca de un enfoque basado en los derechos humanos del maltrato y la violencia contra la mujer en los servicios de salud reproductiva, con especial hincapié en la atención del parto y la violencia obstétrica

«El Secretario General tiene el honor de transmitir a los miembros de la Asamblea General el informe de la Relatora Especial sobre la violencia contra la mujer, sus causas y consecuencias, Dubravka Šimonović, que se presenta de conformidad con la resolución 71/170 de la Asamblea General».

11 de julio de 2019

2–    Recomendaciones de la OMS: cuidados durante el parto para una experiencia de parto positiva.

La mayoría de los aproximadamente 140 millones de nacimientos que ocurren a nivel mundial cada año se dan en mujeres que no presentan factores de riesgo de tener complicaciones para ellas ni para sus bebés, al comienzo y durante el trabajo de parto. Sin embargo, el momento del parto es crítico para la sobrevida de las mujeres y los bebés, ya que el riesgo de morbimortalidad puede aumentar considerablemente si surgen complicaciones. De acuerdo con las metas establecidas en el Objetivo de Desarrollo Sostenible (garantizar una vida sana y promover el bienestar para todos en todas las edades), y la nueva Estrategia Mundial para la Salud de la Mujer, el Niño y el Adolescente (2016–2030), la agenda mundial está ampliando su enfoque con el fin de garantizar que las mujeres y los bebés no solo sobrevivan a las complicaciones del parto (si ocurrieran), sino también que se desarrollen y alcancen su potencial de salud y vida… Las recomendaciones de esta directriz tienen por objeto informar sobre el desarrollo de políticas de salud y protocolos clínicos pertinentes a nivel nacional y local. Por lo tanto, los principales destinatarios de la presente directriz son los responsables de la formulación de políticas de salud pública a nivel nacional y local, los responsables de la implementación y la administración de programas de salud maternos e infantiles, los administradores de centros de atención de salud, las organizaciones no gubernamentales (ONG), las sociedades de profesionales que participan en la planificación y administración de los servicios de salud maternos e infantiles, los profesionales sanitarios (incluidos enfermeros, parteras, médicos de cabecera y obstetras) y el personal académico encargado de capacitar a los profesionales sanitarios.

18 de septiembre del 2019

Enlace al documento original de WHO

 

El informe de la relatora especial de la ONU se entregó después de años de trabajo durante el cual el equipo de la ONU recorrió en mundo, recogiendo información de gobiernos, Hospitales, maternidades, ONG s, Asociaciones médicas, de enfermería, Organizaciones sociales, testimonios de mujeres.

Los relatos y documentación recogida permitieron la toma de conciencia en el mundo, del fracaso rotundo del actual modelo de atención al parto que aun rige en la mayoría de los países.

Como resultado de ese informe devastador, surge el segundo documento.

Cual es la razón central del fracaso del actual modelo de atención al nacimiento.

En realidad es bastante obvia y elemental:

Plantea una aproximación al nacimiento centrada en el médico. Es un enfoque vertical. De arriba hacia abajo. Es sencillamente así:

«yo soy el médico. Tengo la responsabilidad de que todo esté bien. Que no existan complicaciones durante el parto. Tengo a mi disposición un hospital, equipos médicos, medicamentos y un equipo humano a mis órdenes y entera disposición.»

Puedo por ejemplo escribir órdenes médicas al ingreso de una futura madre a la unidad de parto, del siguiente tenor:

a)Admitir en sala de partos. b) Nada por boca. c) Reposo absoluto. d) Canalizar vena. e) Venoclisis así:  1 litro de dextrosa en agua al 5% para pasar en 8 horas. f) Monitorización fetal continua. g) Examen vaginal cada dos horas.

Es decir, toda la responsabilidad es mía y los demás deben acatar las órdenes médicas que emito.

El segundo documento:

«Recomendaciones de la OMS: cuidados durante el parto para una experiencia de parto positiva», que puede ser  adquirido en forma gratuita online, incorpora por primera vez, el enfoque holístico en el proceso de acompañamiento al parto.

Establece  textualmente:

«La directriz reconoce una “experiencia de parto positiva” como un desenlace trascendente para todas las mujeres en trabajo de parto. De ne una experiencia de parto positiva como la experiencia que cumple o supera las creencias y expectativas personales y socioculturales previas de la mujer. Esto incluye dar a luz a un bebé sano en un ambiente seguro desde el punto de vista clínico y psicológico y contar con apoyo práctico y emocional continuo, es decir, estar acompañada en el momento del nacimiento y ser asistida por personal amable y con competencias técnicas adecuadas. Se basa en la premisa de que la mayoría de las mujeres desean tener un trabajo de parto y nacimiento siológicos y alcanzar un sentido de logro y control personales a través de la participación en la toma de decisiones, inclusive cuando se requieren o desean intervenciones médicas.

Esta directriz actualizada, integral y consolidada sobre los cuidados esenciales durante el parto
reúne las recomendaciones nuevas y existentes de
la Organización Mundial de la Salud (OMS) que, al ser parte de un paquete de recomendaciones, garantizará la calidad de la atención basada en la evidencia, independientemente del entorno o del nivel de atención de salud. Las recomendaciones que se presentan en esta directriz no son especí cas a ningún país o región, y reconocen las diferencias que existen a nivel mundial en cuanto al nivel de servicios de salud disponibles dentro de cada país y entre ellos. La directriz resalta la importancia de una atención centrada en la mujer para optimizar la experiencia del trabajo de parto y el parto para las mujeres y sus bebés a través de un enfoque holístico basado en los derechos humanos. Presenta un modelo global de cuidados durante el parto que considera la complejidad y la heterogeneidad de los modelos predominantes de atención y la práctica actual».

Es decir la única aproximación adecuada en la forma de acompañar el nacimiento plantea un cambio total con al actual modelo. Pasa del enfoque unipersonal, vertical, al enfoque holístico, es decir TRANSVERSAL.

Dicho documento de trascendental importancia se acompaña ademas de una detallada enumeración de 56 recomendaciones específicas que permiten aplicarlo en cada sitio de atención al parto.

Podemos explicar el enfoque holístico que plantea la OMS de la siguiente manera:

1-  Está centrado en el bebé que comienza a nacer, en su madre y en su padre (en su defecto, algún familiar acompañante de confianza para la madre).

2- La figura de la Doula, o de la Enfermera Doula (incorporada en latinoamérica  por primera vez, con la ley salvadoreña).

3- La figura del médico o de la partera.

Estos tres aspectos participantes del modelo holístico, interactúan fluidamente, cada uno de los componentes cubriendo el campo de la atención que le compete. No se interponen, se combinan, se coordinan durante todo el acompañamiento al parto, de manera que logra que fluya armónicamente, como excelentes resultados en la atención al parto y en excelente grado de satisfacción de la madre y su familia, así como el personal de saludo que los acompañó.

Conceptualmente, quien orienta, estimula e inicia el parto es el bebé. Tiene la programación biológica perfecta, no solo para dar inicio al evento del nacimiento, sino ademas cumplir perfectamente todas las etapas siguientes que le permitirán flexionarte, rotar, descender, acomodar la cabeza, sus hombros y el cuerpo, para finalmente reconocer a sus padres e iniciar espontáneamente la lactancia materna en forma continua, sin interrupción durante las primeras 3 horas de vida.

La madre, conectada biológicamente y emocionalmente con el, en libre posición de su cuerpo, con libre movimiento, permite que su cuerpo sintonice con su bebé para que continue con su tarea de venir al mundo.

La futura  madre tiene sus propias creencias y valores culturales que fluirán de en forma libre y respetada. Podrá ingerir los alimentos y líquidos que desee, durante todo el evento del nacimiento.

Estará acompañada en forma continua y permanente con su compañero o esposo, que servirá de sostén y de apoyo durante todo el proceso del parto. Podrá ser ademas un buen interlocutor con el resto del personal, facilitando la comunicación con la madre.

La figura femenina, de acompañante al parto se desarrolla por parte de la enfermera Doula. Ella podrá interpretar adecuadamente patrones emocionales, culturales y temores de la futura madre, así como también ser una excelente intérprete de los deseos de esta. Cumplirá el rol de dar confianza y apoyo, por ejemplo en diferentes posturas de su cuerpo tanto durante la labor como en el nacimiento del bebé.

El personal de salud, podrá aportar sus conocimientos y experiencia, con el fin de evaluar que este fluye de manera sana y saludable. Permitirá  el estado de bienestar y de salud de la madre y su bebé lo que se traducirá en un mejor grado de seguridad y de tranquilidad para la madre y su familia.

El personal médico y de enfermería será quien tome las decisiones en un determinado momento, que impliquen algún tipo de intervención médica o quirúrgica y será explicado, analizado y discutido con la futura medre y su familia.

Ya hay algunos países en América Latina han iniciado cambios con el fin de adoptar el nuevo modelo.

El Salvador por ejemplo, en solo un año de la implementación ley Nacer con Cariño para un parto respetado y un cuidado cariñoso y sensible para el recién nacido, está dando magníficos resultados.

En la siguiente publicación haremos un análisis detallado de las 56 recomendaciones de la OMS y como se pueden implementar de manera fluida logrando de esa manera un giro trascendental y excelentes resultados en la atención perinatal.

Dr. Rodrigo Aybar García

Ginecólogo Obstetra Perinatólogo

partonaturalpanama.com

Panamá 10  de septiembre de 2022

 

 

 

Deja un comentario